urbanismo | mano dura contra los incumplidores de la normativa

La Gerencia repercute a los hosteleros el coste de la retirada de los veladores

  • A los propietarios de los trece establecimientos del casco histórico que deben abonar de media 200 euros los operarios les requisaron las mesas, sillas y expositores sin licencia.

Comentarios 5

El arranque del mandato socialista en Urbanismo se caracterizó por una oleada de multas coercitivas contra bares de toda la ciudad que instalaban terrazas de veladores sin licencia y otros elementos de mobiliario. Las sanciones fueron abonadas (no en todos los casos) por los empresarios, que continuaron incumpliendo la normativa, ya que los ingresos por contar en sus terrazas con más mobiliario del permitido están muy por encima del importe de la multa. El siguiente paso consistió en una serie de batidas realizadas desde el pasado octubre en las zonas más turísticas de Sevilla como la Avenida de la Constitución, la Plaza de la Campana y la calle San Fernando. La drástica reducción de mesas y sillas en estos tres espacios se producirá después de Semana Santa. Al tiempo que se tramita la nueva reordenación, desde la Gerencia han comenzado a repercutir a los dueños de los establecimientos el coste de la retirada de los veladores.

Hasta el momento se les ha notificado el coste de la retirada subsidiaria de elementos de la vía pública instalados sin autorización a trece negocios de hostelería. Todos los locales en el casco histórico. La semana pasada se sancionó con 173 euros a la Taberna Volapié de la calle Martín Villa al retirarle los operarios municipales cinco mesas, 20 sillas y dos expositores; con 140 euros a una tienda de souvenir del número 41 de la calle Placentines que contaba con un postalero y dos expositores de camisetas sin licencia; con 157 euros al Wowble de la calle Sierpes, un comercio que mezcla una coctelería creativa y sin alcohol con toppings que se quedó sin una mesa, un cartel anunciador de cartón y otro metálico; con 322 euros al restaurante Sierra Mayor de la calle Joaquín Guichot, al que se le retiraronj cinco mesas y 20 sillas; con 236 euros al bar Boca a Boca de la calle Barcelona, que contaba con dos mesas, siete sillas y un porta menú; y con 140 euros al Starbucks de la Avenida de la Constitución esquina con la calle Alemanes, que montaba a diario sin licencia hasta tres mesas y 12 sillas.

Todos los negocios sancionados se encuentran en las zonas más turísticas

Esta semana le tocó el turno a la Taberna El Papelón de la Avenida de la Constitución (173 euros); en la misma vía a la yogurtería Yowoor (252 euros); a Original's Bakery, situado en el número 88 de la calle Sierpes (252 euros); al restaurante Milagritos de la calle Alemanes esquina con Placentines (140 euros); al mesón Don Raimundo de la calle Argote de Molina (322 euros); en esa calle también al bar de tapas Antigüedades (236 euros); y al bar de copas Capitol, en la Plaza Nueva (252 euros). Sanciones a trece locales por un importe total de 2.649 euros. La batida de veladores arrancó con la intención de hacer cumplir el compromiso expresado en la comisión de veladores para reforzar las medidas de inspección y control para garantizar el cumplimiento de la normativa de veladores.

La ciudad recuperará 600 metros cuadrados para el peatón después de Semana Santa

La mano dura contra el exceso de veladores en las zonas más turísticas de la ciudad comenzará después de Semana Santa. No se verán ni mesas ni sillas en la Plaza de la Campana y se reducirán en un 60% en la Avenida de la Constitución y en un 80% en la calle San Fernando. Ésta es la primera medida del equipo de Juan Espadas frente a la proliferación de terrazas en el centro histórico y supone recuperar más de 600 metros cuadrados para los peatones. La nueva reordenación se aprobó tras estimar la Gerencia cinco de las 25 alegaciones presentadas por los negocios afectados. El objetivo en estos tres enclaves es incrementar la superficie de tránsito peatonal y para usos de interés general en la Avenida y San Fernando a través de una reducción del uso de los veladores. En el caso de la Campana se busca lograr la recuperación total del espacio para los sevillanos y foráneos. Entre estas tres zonas suman en la actualidad casi mil metros cuadrados para su uso como terrazas de veladores. Hay autorización para 300 mesas y unas mil sillas.

La reordenación de los veladores se ha encontrado con la oposición frontal de los hosteleros. La patronal del sector prevé acudir a los tribunales si los socialistas siguen dispuestos a reducir el número de terrazas en estas vías céntricas, si bien confían aún en que el Ayuntamiento cambie de postura. En caso de que sus reclamaciones no sean atendidas, presentarán un recurso de reposición. Éste será el último trámite administrativo para que el gobierno municipal reconsidere su decisión. Agotada esta vía, acudirán a los tribunales de la jurisdicción Contencioso-administrativa.

Desde la patronal se reconoce que en algunas zonas de la ciudad existe un exceso de la ocupación de la vía pública por parte de estos negocios, pero se opone a una solución que dejaría sin empleo a 63 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios