Homenaje con carga crítica al ciclista atropellado en la Macarena

  • Los amigos y familiares de Sergio Lozano denuncian la "impunidad" de los conductores y las medidas inútiles de las autoridades.

Comentarios 18

Una bicicleta pintada de blanco cuelga desde este martes de un árbol frente al Arco de la Macarena. La colocaron la noche del lunes un grupo de amigos y familiares de Sergio Lozano, el ciclista de 25 años que falleció la madrugada del 28 de febrero atropellado por un conductor ebrio. Con este gesto pretenden honrar la memoria de la víctima y también hacer una denuncia silenciosa de la desprotección de los ciclistas ante los vehículos de motor. 

"Queremos hacerle un homenaje que sirva a la vez de recordatorio del riesgo diario que corren ciclistas -y peatones- por culpa de los vehículos a motor y de los conductores irresponsables, pero también por culpa de las leyes e instituciones que los amparan", explicaron los familiares y amigos de Sergio Lozano en un comunicado. 

En la nota, denuncian la "impunidad existente en nuestra sociedad para los crímenes cometidos en nuestras calles y carreteras". "Sólo hay que tirar un poco de hemeroteca para ver lo barato que sale asesinar a un ciclista o a un peatón, ya seas un irresponsable anónimo que conduce borracho y a altas velocidades por la ciudad o un ciudadano con alto poder adquisitivo, con contactos y abogados de primera, que conduce sin respeto a la vida de peatones, ciclistas y patinadores", añaden. 

Los familiares y amigos de la víctima lamentan que las autoridades se empeñen en "imponer regulaciones, tasas y medidas que nada hubiesen servido para salvar la vida de Sergio". Se refieren con ello a la obligación de llevar casco por ciudad que quiere implantar la Dirección General de Tráfico (DGT), así como a la exigencia de asegurar y matricular cada bicicleta. "La DGT se pone de parte de los vehículos a motor, marginando y señalando a los ciclistas como peligrosos, cuando la solución sería la contraria: limitar la velocidad máxima en la ciudad a 30 kilómetros por hora, como propone un estudio de la Organización Mundial de la Salud. A esta velocidad se tiene un 90% de posibilidades de sobrevivir a un atropello, mientras que si el límite es de 50 kilómetros por hora esa posibilidad se reduce a un 50%". 

Los firmantes del comunicado también criticaron al Ayuntamiento de Sevilla, que, a su juicio, "se empeña en desmantelar o dificultar los espacios ganados por los ciclistas en los últimos años, hundiendo deliberadamente el auge en el uso de este vehículo seguro y no contaminante, y promoviendo de nuevo un modelo de ciudad pensado en exclusiva para los coches, modelo que despeatonaliza y niega la realidad: a más bicicletas circulando, menos vehículos a motor y menos muertos en nuestras calles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios