El juez acusa a la madre y a su pareja del crimen y de maltratar al otro hijo

  • Isabel y su pareja, Ezequiel, pasan su primera noche en prisión después de haber negado ante el magistrado todos los cargos.

Comentarios 2

El crimen del bebé de la barriada de Los Prunos va camino de convertirse en otro de los episodios más macabros de la reciente crónica negra de Sevilla, que cuenta como antecedentes destacados con el caso del pequeño que murió después de que le introdujeran una bola de papel en la garganta o la madre de Pilas que guardó en el congelador a dos de sus bebés tras ocultar sendos partos. 

El juez de Instrucción número 14 de Sevilla, Manuel Centeno Campoy, que investiga la muerte de un niño de un año y medio de edad cuyo cadáver presentaba unas lesiones que podrían haber sido causadas por unos golpes, acordó ayer el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de la madre del bebé, Isabel M. R. M., de 30 años, y de su actual pareja, Ezequiel T. R., de 37.

El magistrado acordó ayer, a instancias de la Fiscalía de Sevilla, el encarcelamiento de los dos detenidos, a los que se imputan un delito de homicidio y otro de maltrato habitual a los "dos hijos" menores de ella, dado que Isabel tenía otro niño de tres años, según confirmaron fuentes del caso.

En su declaración ante el juez,  los dos detenidos negaron los hechos y afirmaron que no saben nada de cómo se produjo la muerte del menor. Al igual que afirmaron ante los agentes del grupo de Homicidios, la pareja, que llevaba junta desde hace sólo unos meses, aseguró que ignora qué pudo pasar en la madrugada del pasado sábado para que el pequeño falleciera.

El juzgado ya dispone de los resultados provisionales de la autopsia del bebé, que confirman que la muerte se debió a un fuerte golpe en la cabeza, lo que le provocó un traumatismo craneoencefálico, aunque también tenía varios hematomas por el cuerpo, de ahí que se les haya imputado a los detenidos el delito de maltrato habitual, un delito que se extiende no sólo al bebé fallecido sino al otro hijo de Isabel, que ha quedado bajo la custodia de la Junta de Andalucía. El juez ha decidido mantener por ahora el secreto de las actuaciones.

Mientras la pareja comparecía ante el juez, una amiga de Isabel, que aguardó toda la mañana a las puertas de los juzgados, aseguró a los periodistas que es "imposible" que la madre maltratara al pequeño porque, según dijo, Isabel es una "buena madre, que va a todos lados con sus hijos" y nunca les ha visto "pegar a los niños" delante de ella.

Jessica, una joven de 23 años y que se presentó como la "madrina" del niño fallecido, explicó que en su opinión Isabel no es responsable de la muerte del bebé. "Creo firmemente que ella no ha sido",  aseveró Jessica, que recordó que hace tan sólo dos semanas coincidió con Isabel y sus hijos en el restaurante McDonald's, donde comieron juntas.

La joven asegura que conoce a Isabel desde hace mucho tiempo y señaló que incluso en octubre del año pasado estuvo dos semanas conviviendo con ella en su domicilio, por lo que no da crédito a las acusaciones que en principio pesan sobre la madre. "Creo que ella no sabe ni lo que le ha pasado al niño", afirmó esta joven, que insistió en que se niega a creer los presuntos malos tratos que se atribuyen a su amiga. "Puede ser un accidente o por parte de la otra persona", opinó Jessica, en alusión a la pareja actual de Isabel.

La madre del bebé, prosiguió su amiga, no tiene familia salvo una hermana en Mallorca a la que no ha podido localizar. Isabel no tenía trabajo actualmente y estaba cobrando una ayuda como víctima de malos tratos infligidos por su anterior pareja, el padre del otro hijo de tres años, mientras que tampoco se sabe nada del padre del pequeño fallecido, comentó la amiga.

Los hechos ocurrieron la madrugada del domingo en la barriada Los Prunos, en Su Eminencia. La investigación, que ha llevado a cabo el Grupo de Homicidios, se inició después de que la Policía recibiera el aviso del Hospital Virgen del Rocío. La madre del niño y su novio habían llevado al menor a Urgencias tras descubrir que no se movía y que se encontraba frío. En el hospital, los médicos descubrieron que el cadáver presentaba una serie de hematomas que podrían haber sido causados por unos golpes.  

Para esclarecer los hechos, lo primero que hicieron los agentes de Homicidios fue detener a la madre del niño, de 30 años, y a su novio, de 37. Ella carece de antecedentes penales y él tiene dos antecedentes policiales, pero relacionados con delitos menores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios