Sevilla

La autopsia confirma que el bebé murió por un golpe

  • La investigación se centra ahora en averiguar si el traumatismo se produjo por unos malos tratos o por un accidente.

Comentarios 1

El juez de Instrucción número 14 de Sevilla, Manuel Centeno Campoy, que investiga la muerte de un niño de un año y medio de edad cuyo cadáver presentaba unas lesiones que podrían haber sido causadas por unos golpes, acordó ayer el secreto de sumario del caso, con lo que a partir de ahora sólo el propio juez y el fiscal tendrán acceso a la investigación, según explicaron fuentes judiciales.

Las mismas fuentes añadieron que el juzgado, que se hallaba de guardia cuando ocurrieron los hechos, ha abierto diligencias previas. La autopsia ha confirmado que la muerte del niño se debió a un traumatismo craneoencefálico, por lo que la investigación debe determinar ahora si la muerte se debió a un accidente o fue producto de posibles golpes. El cuerpo también presentaba varios hematomas.

Los dos detenidos, la madre del menor, Isabel, de 30 años, y el novio de ésta, Ezequiel, de 37, continúan actualmente en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Blas Infante, mientras se practican diligencias relacionadas con el caso, y pasarán probablemente a primera hora de hoy a disposición del juzgado de Instrucción número 14. 

 Los hechos ocurrieron la madrugada del domingo en la barriada Los Prunos, en Su Eminencia. La investigación, que lleva a cabo el Grupo de Homicidios, se inició después de que la Policía recibiera el aviso del Hospital Virgen del Rocío. La madre del niño y su novio habían llevado al menor a Urgencias tras descubrir que no se movía y que se encontraba frío. Allí, los médicos descubrieron que el cadáver presentaba una serie de hematomas que podrían haber sido causados por unos golpes. 

La Policía investiga ahora si este traumatismo pudo ser causado por un golpe o por un accidente. Para esclarecer los hechos, lo primero que hicieron los agentes del Grupo de Homicidios fue detener a la madre del niño, de 30 años, y a su novio, de 37. Ella carece de antecedentes penales y él tiene dos detenciones anteriores, pero relacionadas con delitos menores. En principio se encuentran imputados por un delito de homicidio, mientras los investigadores practican una serie de diligencias que puedan esclarecer qué pasó en el domicilio que compartía la pareja, ubicado en el Bajo B del bloque 8 de la calle Binéfar. 

El consejero andaluz de Salud, Aquilino Alonso, señaló que los profesionales del Hospital Virgen del Rocío "siguieron totalmente el protocolo establecido". "Cuando existe una duda razonable no es un prejuicio, sino que simplemente el protocolo establece que se debe comunicar con un parte, igual que cualquier otra actuación que no se tenga clara. Esa ha sido la actuación de los profesionales", dijo Alonso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios