L Radiografía del aeropuerto de Sevilla

Las aerolíneas de bajo coste permiten a San Pablo doblar su pasaje en 8 años

  • A finales de 2007 contabilizaba 4,5 millones, frente a los dos millones de 2000 · Las 'low cost' han concentrado la mitad del mercado hispalense en 3 años

Comentarios 15

El aeropuerto de Sevilla alcanzó durante 2007 una cifra de más de 4,4 millones de pasajeros, frente a los poco más de dos millones que pasaron por San Pablo en el año 2000, cuando ya se detectaban ligeros síntomas de recuperación, que se vieron confirmados a partir del año 2005. Desde ese ejercicio, según revela el barómetro de Sevilla Global, el aeropuerto "experimenta un auténtico repunte, rompiendo la barrera de los 3 millones de pasajeros, batiendo un récord de pasajeros cada anualidad hasta llegar a un volumen cercano a los 4,5 millones de pasajeros" con los que finalizó el pasado año.

Este rápido crecimiento ha sido posible básicamente por la llegada de los vuelos de bajo coste, que no sólo han influido en la evolución del aeropuerto en el aspecto cuantitativo, sino también -y especialmente- en el cualitativo, dado que este tipo de líneas ha modificado el origen de los visitantes de Sevilla y, según las agencias de viaje, el tipo de turista que ahora llega a la ciudad, aunque esto último no es estudiado por Sevilla Global en el barómetro de economía urbana presentado la pasada semana.

De esta forma, San Pablo mantiene un elevado número de pasajeros que todavía provienen de la demanda interna, es decir, del propio país, aunque se ha reducido considerablemente en los últimos años en favor de la demanda internacional. Así, el informe municipal advierte que en estos ocho años en los que ha estudiado la evolución de San Pablo ha detectado que el peso de los viajeros nacionales se ha reducido en diez puntos porcentuales, de manera que en el año 2000 el 81,7% de los viajeros procedían de España, mientras que en el pasado ejercicio este porcentaje cayó hasta el 71,7%. De otra forma, aproximadamente el 30% de los turistas que llegaron a Sevilla durante 2007 fueron extranjeros.

Salvo en el año 2004, en el resto de ejercicios el turismo procedente de fuera de las fronteras españolas mostró un comportamiento más dinámico que el nacional, con una especial incidencia también durante 2007, cuando el tráfico de pasajeros foráneos se incrementó a un ritmo del 34,4%, frente a una variación del 10,6% que alcanzaron los pasajeros nacionales. "Luego se puede concluir atendiendo al origen de los pasajeros que el crecimiento que experimenta la actividad aérea en el aeropuerto de Sevilla desde el año 2000 viene en gran medida propiciado por la intensidad manifestada por la demanda externa", sentencia el informe.

El barómetro de economía urbana de Sevilla Global tiene muy claro cuál ha sido el elemento que ha permitido este despegue del aeropuerto de San Pablo, que se ha convertido en uno de los aeródromos importantes españoles que más han crecido en los últimos años, incluso por encima de los dos gigantes españoles: Madrid y Barcelona. Las compañías que operan las líneas de bajo coste se han consolidado en apenas dos años como los principales receptores de viajeros y han desbancado a la intocable Iberia, que, por otro lado, también ha entrado en este mercado a través de la compañía Clickair, de la que es accionista y hacia la que ha derivado muchas de las conexiones que gestionaba anteriormente.

Las compañías tradicionales han reducido considerablemente el número de viajeros con los que han operado en Sevilla, frente a un crecimiento imparable en estas compañías de bajo coste. De hecho, el número de pasajeros gestionado por las low cost en el año 2007 duplicó al del año anterior, un registro que ha dado el vuelco definitivo a la estructura de funcionamiento del aeródromo hispalense. El informe concluye que "el dinamismo mostrado por el aeropuerto de Sevilla en los últimos dos años recae en su totalidad en la positiva variación mostrada por el tráfico procedente de las compañías de bajo coste".

En el crecimiento de este tipo de pasajeros que apuestan por unas líneas aéreas más baratas se han observado dos fases. Entre el inicio de la década y hasta el año 2003, el tráfico de pasajeros de bajo coste ya alcanza una senda de evolución positiva, aunque su peso global sobre el total de pasajeros no es significativo, con una tasa del 3,2%. A partir del año 2004, el comportamiento varía considerablemente. Aunque todavía en 2004 y 2005 las compañías tradicionales continúan con un crecimiento positivo, en 2006 cambia la tendencia con una caída del 2,2% en el número de pasajeros gestionados y una todavía más importante del 18,9% en el año 2007.

Esta desigual evolución de los dos tipos de compañías que operan en el aeropuerto de San Pablo ha modificado considerablemente la cuota de mercado de ambas. En el año 2000, las compañías tradicionales aglutinaban la totalidad del tráfico de pasajeros y hasta el año 2003 se mantuvo en torno al 95%. Sin embargo, a partir del año 2004 ,cuando las low cost irrumpen en el mercado, comienza una tendencia hacia la convergencia entre ambos tipos de compañías, de manera que en 2007 ya se produce la igualdad entre ambas cuotas de mercado. En apenas dos años, las compañías de bajo coste han conseguido captar el 49,9% del total del mercado y las tradicionales han bajado hasta el 50,1%, especialmente con decisiones como la de Iberia de ceder prácticamente todas sus conexiones -salvo Madrid- a su extensión de bajo coste, Clickair.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios