El asesino degolló a su novia tras una discusión por celos

  • El autor del crimen de la Puerta Osario, que tiene otra denuncia por malos tratos contra su esposa, admite que atacó a la víctima pero dice que ella se autolesionó

Comentarios 6

Una discusión por celos desencadenó el crimen de María del Carmen Redondo Jiménez, la mujer de 39 años que fue degollada por su pareja, el ciudadano marroquí Issam M., en el domicilio que ambos compartían en la calle Luis Cadarso, muy cerca de la Puerta Osario. El presunto autor del crimen declaró ante el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional que tenía celos de la anterior pareja de la víctima, Isidro Sacristán, a quien había visto minutos antes del crimen en un bar cercano al piso de la calle Luis Cadarso y con quien la víctima seguía teniendo muy buena relación.

En el transcurso de esta discusión, el presunto autor del crimen admitió haber atacado a la víctima con un cuchillo de cocina pero aseguró que no fue él quien se lo clavó en el cuello sino que ella se autolesionó. Este extremo no parece corresponder con la gravedad de las lesiones que costaron la vida a María del Carmen Redondo, puesto que la cuchillada fue tan profunda que llegó a afectarle hasta las vértebras cervicales, algo que difícilmente habría ocurrido en caso de autolesión. Tras cometer presuntamente el crimen, Issam M. se dio a la fuga y fue detenido cinco horas después en Pino Montano.

El juez de Violencia sobre la Mujer número 3 decretó ayer el ingreso en prisión de este hombre, a quien le consta otro procedimiento abierto por malos tratos. En este caso la denunciante es su esposa. Issam M. estaba casado con otra mujer española, con la que tiene dos hijos en común, si bien vivía con Carmen. Su mujer presentó una denuncia contra él por amenazas de muerte, unos hechos que está investigando el juzgado de Violencia sobre la Mujer número 4 de Sevilla. En el caso de Carmen, un vecino denunció el 13 de abril una agresión pero ella no quiso denunciar a Issam, que quedó en libertad tras ser detenido por malos tratos.

La víctima de este crimen fue enterrada ayer en el cementerio de Camas, puesto que su familia es originaria de la barriada de la Pañoleta. Deja un hijo de 17 años fruto de una relación anterior. Carmen Redondo Jiménez nació el 12 de septiembre de 1971 en Cáceres, aunque desde muy pequeña vivió en Sevilla. Se crió en la Casa Cuna porque su padre murió cuando era aún una niña. Esta institución envió ayer una corona de flores a su funeral, al que asistieron algunos de sus tutores. Pertenecía a una familia desestructurada, compuesta por once hermanos, alguno de los cuales murió y otros sufren distintas discapacidades. Dos de sus hermanos fueron quienes se hicieron cargo del entierro, que se celebró en Camas porque la familia tiene un nicho en propiedad y porque allí está enterrado otro de sus hermanos.

"La recuerdo como una mujer luchadora, que ha sufrido mucho y eso la dotó de carácter y la hizo más fuerte. Un pedazo de mujer. Eso es lo que era. Pero las mujeres se equivocan a veces y ella se equivocó y se fue con un perro que ha terminado matándola", recordaba ayer Isidro Sacristán, quien fuera su compañero durante catorce años. Carmen siempre trabajó en la hostelería y en el sector de la limpieza. Uno de sus últimos trabajos fue en un bar del centro durante la pasada Semana Santa. Desde que conoció a Issam M., Carmen sufría problemas con el alcohol y los malos tratos eran frecuentes, como corroboran su ex pareja y los vecinos. En septiembre Issam ya la apuñaló, pero ella no quiso denunciarlo.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios