El alcalde busca el consenso para instalar cámaras contra la prostitución callejera

  • La nueva normativa, que castiga a los clientes del mercado del sexo, se basará en la que aplica Barcelona desde 2005

El Ayuntamiento de Sevilla instalará cámaras de vigilancia contra la prostitucion callejera siempre y cuando se llegue a un consenso con los diferentes sectores sociales y políticos de la ciudad . Así se manifiesta el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, quien asegura en una entrevista a Europa Press que esta medida se llevará a cabo si existe una base jurídica que lo permita.

La nueva normativa no se incluyó en la ordenanza antivandálica, ya que el equipo de gobierno quiso darle tratamiento específico. El regidor destaca que estas medidas están actualmente elaborándose "de forma participativa, intentando escuchar todas las versiones y aportaciones, puesto que se trata de un fenómeno complejo con muchos y diferentes componentes".

El alcalde asegura que comprende las quejas vecinales, pero pide paciencia porque "no podemos actuar de forma arbitraria". "Tenemos que tener instrumentos adecuados que garantice que la actuación municipal no pueda ser luego reprobada por los jueces", asegura.

La nueva normativa se basa en en la que puso en marcha el Consistorio barcelonés en 2005, aunque en esta última se castiga tanto a los clientes como a las personas que ejercen la prostitución, mientras que el gobierno hispalense quiere limitar las sanciones a clientes y proxenetas. Ambas normas sí preservan a los menores de la exposición pública y ofrecen información y ayuda a las prostitutas.

El portavoz del PP en el Ayuntamiento, Juan Ignacio Zoido, calificó ayer de "veleta" la actitud de Monteseirín, ya que, afirmó, el PSOE se negó en su día a incluir las alegaciones de la oposición para multar a los clientes y ahora "se saca de la manga" esta normativa.

La réplica del PSOE vino por la delegada de Seguridad, Nieves Hernández. "Abordaremos el tema de la prostitución con un plan integral y no ha habido ningún cambio de criterio", aseguró Hernández. "La alegación del PP era simplista y demagógica y lo planteado por el alcalde es que no se descarta nada porque se trabaja en la línea del consenso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios