El monumento a Juan Pablo II se inaugura el 14 de agosto

  • El acto tendrá lugar tras finalizar la novena de la Virgen de los Reyes junto a la Puerta de los Palos de la Catedral

Comentarios 17

El Ayuntamiento de Sevilla ha anunciado que el monumento dedicado al Papa Juan Pablo II, sobre cuyo impacto en la Plaza Virgen de los Reyes la Comisión Provincial de Patrimonio se pronunció favorablemente en febrero del presente año, se inaugurará el próximo 14 de agosto, vísperas de la festividad de la Virgen de los Reyes.

El portavoz de la Asociación Promonumento a Juan Pablo II en Sevilla -colectivo promotor de la iniciativa-, Francisco Valderrama, ha incidido en la "satisfacción" por la "elegancia, sensibilidad y eficacia" con la que consideran que tanto el alcalde, Juan Ignacio Zoido, como el Arzobispado han llevado las conversaciones.

El agradecimiento, que la plataforma hace extensivo a todo el equipo municipal implicado, es mayor en tanto que la inauguración de la efigie se producirá el día antes de una festividad tan "sensible" como la de la patrona de la ciudad, justo después de la celebración de la novena a la virgen, en torno a las 21:30 horas.

"Será un estreno precioso, con la virgen mirando cara a cara al pontífice en un día tan señalado, en una plaza que vio dos veces al Papa, que a su vez disfrutó en ambas ocasiones de la patrona colocada en el paso", ha asegurado Valderrama, que ha agregado que había otras fechas posibles para la inauguración, como el mes de noviembre, homenajeando su primer viaje a Sevilla.

El único punto que queda por cerrar dentro de un asunto que la asociación considera definitivamente "desbloqueado" es que aún resta por conseguir una parte de la financiación, indicando al respecto que "confiamos en lograrla durante los días que quedan de aquí a la inauguración".

La escultura, realizada en bronce por el escultor, imaginero y catedrático de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla Juan Manuel Miñarro, irá situada frente a la fachada de la iglesia del convento de la Encarnación, a unos 40 metros de la Puerta de los Palos de la Catedral. Se situará por delante del ciprés, a la izquierda de la puerta de la iglesia, entre cuatro naranjos, en un área de unos 20 metros cuadrados, y podrá ser visualizado y transitado por todos sus lados con una distancia suficiente.

  Se trata de una escultura de busto redondo en bronce fundido y con pátina química, de una altura de 2,45 metros, que representa al Papa Juan Pablo II vestido con palio y casulla. Se coloca sobre basamento de piedra caliza y mármol amarillo de Máchale, acabado en arenado, con un tronco-piramidal de 1,80 metros de alto por 1,10 metros de ancho como dimensiones máximas.

  El sitio es del agrado de los promotores en tanto que cumple con las premisas que siempre han destacado, es decir, cercanía a la Catedral y amplia zona de espacio donde la efigie pueda ser colocada en altura.

  Anteriormente se barajaron otros lugares, como la Plaza de la Contratación, la Puerta de Jerez y la calle Adolfo Rodríguez Jurado --colindante a la avenida de la Constitución--, para localizar la efigie, que ha estado expuesta durante un determinado periodo de tiempo en instalaciones de Cajasol y que reposa actualmente en la Catedral gracias al ofrecimiento del Arzobispado de acoger la imagen hasta que se retomaran las conversaciones.  

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios