Las CCAA arrancan a Wert otro mes para negociar la reforma educativa

  • La consejera andaluza, Mar Moreno, subraya que trabajará "hasta la extenuación" para modificar el actual proyecto "regresivo" · Cataluña considera muy difícil que se puedan acercar posturas

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, y los consejeros de Educación de las comunidades autónomas acordaron ayer prolongar durante un mes las conversaciones para intentar llegar a un consenso sobre la reformas de las enseñanzas no universitarias.

Wert y los consejeros se reunieron en la sede del Ministerio de Educación y tras más de cuatro horas acordaron seguir negociando. "Con el objetivo de facilitar el espíritu de acuerdo en el proyecto de la Lomce, y respondiendo a una voluntad de las comunidades, hemos propuesto otorgar un plazo de un mes para afinar las propuestas de las autonomías y mejorar los aspectos técnicos", explicó el ministro.

Wert destacó también el clima "constructivo, franco y sincero" de diálogo durante el encuentro con los consejeros e indicó que un número "muy alto" de estos representantes se ha mostrado "de acuerdo" con las líneas generales de la reforma educativa.

En este sentido, destacó el apoyo de todas las comunidades gobernadas por el PP y Navarra y la discrepancia de "otras", como Cataluña y País Vasco, que han criticado una pretendida "recentralización" por parte del ministerio.

La consejera de Educación andaluza, Mar Moreno, subrayó a la salida que trabajará "hasta la extenuación" en la reforma de la ley de educativa para sacar de la misma los aspectos "más regresivos" y señaló que, aunque el Ministerio ha ampliado el plazo para la negociación de la misma, su postura sigue siendo la misma y "no se ha movido mucho".

Moreno aseguró que Andalucía seguirá "insistiendo en aquellos puntos más conflictivos, para que salgan del proyecto, y en aquellos más regresivos, que convierten el sistema en elitista".

Y, para ello, la región no quiere limitarse a hacer "una mera crítica, sino a poner alternativas sobre la mesa", de ahí que haya presentado el conocido documento de nueve puntos alternativos con aspectos como la formación y motivación del profesorado o la evaluación y la rendición de cuentas en los centros.

En ese documento presentado por Andalucía también se ofrecen alternativas a, entre otros aspectos, lo relativo a la participación de los centros en los procesos de enseñanza, sin que los directores sean impuestos por la administración o sin que los consejos escolares pierdan competencias.

La consejera andaluza celebró que se haya "arrancado" una ampliación del plazo de un mes para "seguir negociando" y que en el mes de diciembre se vaya a producir un nuevo encuentro, e insistió en que Andalucía "no tira la toalla del diálogo" y va a "aprovechar cada minuto" para seguir trabajando.

La consejera catalana de Educación, Irene Rigau, valoró positivamente el plazo de un mes que se da para alcanzar un acuerdo sobre la reforma educativa, pero aseguró que será "difícil" acercar posturas porque Cataluña aspira a obtener más competencias, y no menos, como "quiere" el Ministerio.

"Cataluña no está pensando en ir hacia atrás sino en obtener más autogobierno, y éste es un proyecto que llega en dirección contraria a los planteamientos globales que en estos momentos tiene nuestro país", remarcó la consejera catalana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios