Desaparición de ruth y josé

Bretón asegura que su "único objetivo" es buscar a los niños

  • El imputado se dirige por primera vez a la opinión pública para pedir "que no se gaste tiempo" poniendo en su boca "frases que ni siquiera pasan por mi mente". "Aquí lo importante son nuestros hijos", dice.

Comentarios 35

José Bretón, el padre de los niños desaparecidos el pasado 8 de octubre, rompió ayer su silencio. El hombre, imputado por simulación de delito y detención ilegal cualificada por desaparición de menores y único sospechoso de la pérdida, hizo público a través de su abogado defensor una carta escrita en el Centro Penitenciario, donde cumple prisión preventiva desde el 21 de octubre. Pero, lejos de aclarar qué ocurrió en la tarde del suceso, aprovecha la misiva para intentar limpiar su nombre, alabar a la madre de los pequeños -con la que intentó un acercamiento el día anterior a la desaparición- y para solicitar que se siga buscando a los niños. "El único objetivo que tenemos es buscar y encontrar a nuestros hijos. Son nuestros y los necesitamos en nuestras familias", expresa en el manuscrito.

El abogado defensor, José María Sánchez de Puerta, hizo público ayer por la mañana el documento tras visitar a su cliente en la prisión. Hasta el momento, Bretón había querido permanecer al margen de la opinión pública y ni siquiera cuando presentó la denuncia en la Comisaría se dirigió a los medios de comunicación para solicitar ayuda. Su silencio y su hermetismo levantaron todas las sospechas, pero las numerosas críticas que contra él se virtieron en los días posteriores a la pérdida de los niños no lo hicieron hablar. Sí lo han molestado, en cambio, algunas frases que determinadas fuentes le atribuyen, y de las que ayer quiso desvincularse.

"Pido que no se gaste tiempo poniendo en mi boca frases que ni siquiera pasan por mi mente", reclamó. Sánchez de Puerta aclaró que, con estos renglones, su cliente intenta desmentir a quienes aseguraron hace unos días que Bretón había dicho que guardaba el "secreto" de dónde se encontraban los niños o que él era el responsable de la desaparición de los menores. "Jamás lo ha dicho. Todo eso es falso", subrayó.

Contra estas habladurías, el imputado asegura que su "único objetivo" es "buscar y encontrar" a Ruth y José, de 6 y 2 años, respectivamente. "Son nuestros hijos y los necesitamos en nuestras familias", reivindicó. "Tan sólo los tontos gastan sus energías en criticar a los demás. Es más fácil ver las cosas buenas y positivas en el prójimo que verle defectos y debilidades", afirma el padre en la carta, en la que anima a "juntar todas las nuestras fuerzas" y "aunar un solo grito" para reclamar que los dos hermanos aparezcan.

Mucho se ha especulado en los últimos dos meses sobre la relación que José Bretón mantenía con su mujer, con quien se encontraba en proceso de separación. El mismo día de la desaparición, la madre de los niños, Ruth Ortiz, presentó una denuncia en Huelva contra Bretón por supuestos malos tratos psicológicos y vejaciones. También trascendió que el imputado se citó con ella el viernes 7 en una cafetería de Huelva para regalarle un ramo de flores y entregarle una carta con la intención de reconciliarse. Algunas fuentes interpretaron en su momento que la desaparición de los niños podría tratarse de una venganza, pero Bretón también quiso cerrar esta posibilidad: "Nunca he arremetido contra mi mujer, y no tengo nada que reprocharle. Me ha dado los mejores años de mi vida, y para ella sólo tengo elogios. Fruto de nuestra unión tenemos el cielo completo: nuestros hijos Ruth y José". "Ambos tenemos el mismo objetivo, verlos crecer sanos y felices", continúa. Sánchez de Puerta interpretó que su cliente "todavía sigue enamorado de Ruth", pues sus palabras "son de cariño y amistad hacia ella". "He pasado muchas horas con él, y nunca ha dicho nada malo de ella", insistió.

Las palabras de Bretón en la epístola demuestran que se encuentra al tanto de todos los acontecimientos vinculados con el caso, como las cartas que ha escrito Ruth, a la que parafrasea. "Queremos, como dice su madre, volver a ver sus caritas. Y, como digo yo, volver a escuchar decir a Ruth por las noches papá, dame agua, y a José, cuando le preguntamos quién es el más flamenco, contesta enérgicamente tocándose con la mano el pecho". Sánchez de Puerta dijo que la carta "refleja el estado de ánimo y lo que piensa" Bretón.

El letrado, por otra parte, informó de que el juez ha suavizado el régimen antisuicidio que obliga al imputado a estar acompañado día y noche por otros internos. Desde que ingresó en el centro penitenciario, Bretón era despertado cada hora -primero- y cada dos horas -en los últimos días-, mientras que ahora "puede dormir sus ocho horas reglamentarias". También tiene acceso a los periódicos y desde ayer puede ver la televisión. "Su vida es más cómoda ahora en prisión", dijo el letrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios