Cuarenta días para renovar el socialismo

  • El 4 de febrero se conocerá en el congreso de Sevilla el nombre del próximo secretario general del PSOE. El debate está lanzado y los nombres de Rubalcaba y Chacón están en la mente de todos.

Comentarios 11

Quedan cuarenta días para conocer, el 4 de febrero en Sevilla, el nombre del próximo secretario general del PSOE y, aunque aún no hay candidatos, el debate precongresual está lanzado y los nombres de Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón están en la mente de todos.

La agitada semana de los socialistas termina con varios dirigentes, alguno tan veterano y considerado como Javier Solana, pidiendo una tregua navideña a sus compañeros en su cuenta de Twitter.

Fuentes de la dirección del partido apuestan por que esa tregua que pide Solana, si se produce, durará poco, como mucho hasta la primera semana de enero, ya que para el día 8 de enero está prevista la reunión del comité electoral del partido y la remisión a las agrupaciones de la ponencia marco y las memorias de gestión. Entre el 9 y el 15 de enero se celebrarán asambleas municipales y locales y otro día clave será el 23 de enero, fecha límite para la recepción de actas, listas de delegados y enmiendas, según el calendario previo a la celebración del 38º Congreso en Sevilla, entre el 3 y el 5 de febrero.

Por ahora, las primeras escaramuzas han tenido como protagonista involuntario a José Luis Rodríguez Zapatero y sus últimos años de gobierno. Los firmantes del documento Mucho PSOE por hacer abrieron el debate con un texto muy crítico con la gestión de la crisis y la petición de más participación y democracia interna. Entre ellos figuran ex ministros de Zapatero como Carme Chacón, Francisco Caamaño o Juan Fernando López Aguilar, y a ellos se sumaron después otros antiguos integrantes del gabinete como Miguel Ángel Moratinos o Leire Pajín.

Ese texto, colgado en internet al poco de que Mariano Rajoy tomara posesión como presidente del Gobierno, tuvo una réplica inmediata en un artículo remitido a El País por otro grupo de ex altos cargos bajo el título Yo sí estuve allí, en el que se reivindicaba la figura de Zapatero. Paradójicamente, entre los militantes socialistas se considera que quienes suscribieron el primer documento son más zapateristas que los segundos.

Aunque ambos textos reclaman un debate de ideas y sus llamamientos a la participación y a la recuperación de las esencias socialdemócratas parecen coincidir, lo cierto es que todo parece apuntar a los primeros movimientos de Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón para optar al liderazgo del partido. Carme Chacón ya cedió una vez y dio, según sus palabras de entonces, "un paso atrás para que el PSOE dé un paso adelante". Era el 26 de mayo y una emocionada Chacón anunciaba su decisión de no concurrir a las primarias para designar el candidato socialista a la presidencia del Gobierno.

Aseguró que lo hacía de forma autónoma, pero la interpretación más extendida es que el aparato del partido le había "aconsejado" despejar el camino a Alfredo Pérez Rubalcaba, el único a quien por entonces se veía capaz de inquietar al PP en las elecciones generales. Dos días después, ante el comité federal, casi todos los dirigentes socialistas que tomaron la palabra, incluido José Luis Rodríguez Zapatero, agradecieron la generosidad de la ministra de Defensa, a quien auguraron entonces una nueva oportunidad en el futuro.

Parece que Carme Chacón considera que esa oportunidad ha llegado, especialmente después de los desastrosos resultados de los socialistas, con Rubalcaba al frente, en las elecciones del 20 de noviembre. Quedan cuarenta días para saber quién será el nuevo líder socialista, Rubalcaba, Chacón o incluso un tercer candidato, y si el partido no se resquebraja demasiado en este proceso que unos consideran de división y otros de democracia interna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios