Juan Ignacio Zoido, en unas declaraciones a Canal Sur Televisión, se ha borrado como candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla en 2019. Tras decir que los tiempos pasan, parece que ya lo da por zanjado, y que el Ayuntamiento de Sevilla forma parte de su pasado. Al recordar que es ministro "y no tengo tiempo de pensar en otras cosas", ha procedido en plan del futuro es diferente. Pues ser ministro le parecerá más "sensato" que ser candidato a la Alcaldía, con el riesgo de terminar como portavoz de la oposición, según le sucedió la última vez, en 2015. Y, además, que no es un ministro cualquiera, sino el de Interior. A pesar de los palos en Cataluña, que tanto dieron que hablar, ahí está el tío: en su Ministerio, y hablando de la seguridad en la Madrugada.

Por si aún quedan dudas, lo remachó Zoido, afirmando que en el PP puede haber otras personas "mucho más capacitadas". Sin precisar, por supuesto. Personas mucho más capacitadas para ser candidato, que no es lo mismo que ser alcalde, ni ser ministro, que tampoco lo es todo el mundo. Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que alguien sea ministro después de dejar de ser alcalde.

Por el contrario, se conocen casos de personas que fueron ministros y después alcaldes. Como Soledad Becerril. Con el tiempo, después de ser alcaldesa, llegó a ser Defensora del Pueblo Español. Con lo cual se aprecia que en los cargos tenemos las estadísticas para romperlas. Hasta que nombraron a Soledad, ningún alcalde de Sevilla había defendido al pueblo.

En teoría, con esas declaraciones, se puede suponer que Zoido le ha dejado el camino despejado a Beltrán Pérez, que no para de hacerse fotos con otros ministros que no son Zoido. También se puede suponer que Zoido no ve claro que el PP vuelva a conseguir la Alcaldía de Sevilla en 2019, por lo que tampoco se va a pelear por eso. En estos momentos, es normal que tenga otras preocupaciones con su Ministerio.

Beltrán Pérez es el candidato lógico del PP porque parece el único interesado en serlo. Al menos, no lo disimula. Cuando le preguntan, reconoce que está disponible. Sin embargo, la falta de confirmación, seguirá avivando los rumores o insinuaciones. En el PP parece que todavía no tienen claro si en 2019 van a necesitar un candidato lógico o ilógico. Porque todavía no se fían de lo que haga Ciudadanos, ni de la recta final del PSOE light de Juan Espadas para ganar la carrera de los ocho años.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios