Las dos orillas

José Joaquín León

Alarmados

NO me quiero ni imaginar si este escándalo del cierre del espacio aéreo de España hubiera ocurrido siendo ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, en vez de José Blanco. Con la que le montaron a esta mujer por una nevada, que no depende de la voluntad maliciosa de unos individuos… Pero, bueno, ya se sabe que antes todas las catástrofes eran culpa de Magdalena; y ahora, con el señor Blanco, él nunca tiene la culpa de nada. En este caso, es cierto que los responsables del caos son quienes lo han montado: los controladores. Pero algún caos, como los golpes de Estado, se puede prevenir si te anticipas a la jugada.

Ha sido injustificable la actitud de los controladores aéreos. Ya se ha dicho todo sobre ellos. Es una corporación profesional impresentable, aferrada a sus privilegios en plena crisis, que siempre se comporta en plan bravo y chantajista, con un absoluto desprecio por los viajeros, y por toda España en general. ¿A cuánto asciende el perjuicio económico que causarán al turismo español? ¿Cómo valorar las pérdidas de otros profesionales y trabajadores en sectores como la hostelería, el comercio, etcétera? Ese grito de "¡Echadlos a todos!"da cuenta del estado de la nación.

Pero no olvidemos que ese estado, en la mañana de ayer, era de alarma. Por primera vez en la democracia. Ni siquiera en el intento golpista del 23-F se decretó el estado de alarma. Por consiguiente, quiere decir que si los echaran a todos, el alarmismo seguiría durante un tiempo, hasta que fueran sustituidos por otros. Porque, tal como está concebido el negocio del tráfico aéreo, son insustituibles. O hay que sustituirlos por algunos que sean más sensatos. ¡Papá, ven en tren! Es la única alternativa.Ya lo decía Renfe antes de la alarma.

La culpa es de los controladores, pero el Gobierno no ha estado fino en la previsión de la huelga, y ellos lo saben. Prevenirlo era competencia de José Blanco, que tiene la manga muy ancha para estas cosas. Este follón se esperaba para Navidad, y se confiaba en solventarlo a tiempo. Pero ocurrió que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el decreto que les resta privilegios a los controladores, precisamente en el inicio del puente festivo mayor que hay en España. No había un día más desaconsejable e inconveniente en todo el año; y los controladores pusieron en marcha lo que tenían preparado, sin que el Gobierno lo supiera o tuviera ocasión de evitarlo. Así se dan los golpes de Estado y así se crea el caos en un país. Lo conveniente es evitar el golpe antes de que triunfe. Cuando va adelante, ya tienes a los golpistas en el poder y hay que echarlos.

Por eso, cuando se imponen los sediciosos, cuando hay que militarizar y declarar un estado de alarma, es alarmante.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios