La ventana

Luis Carlos Peris

Una España iba a helarle el corazón...

ESTO es un dolor. Aquella eufemística desaceleración que rompió en crisis mucho antes de que los mandarines del momento lo reconociesen sigue haciendo estragos en el alma del españolito de a pie. Ya admite el Gobierno de forma oficial, y fehaciente, que el paro no bajará en lo que queda de legislatura mientras que se continúa asfixiando al personal a base de impuestos. ¿Cuándo los brotes verdes? ¿Para cuándo frenar la creciente subida del desempleo? Quién sabe esto. La realidad, cruda, crudísima, es esto que estamos viendo y viviendo, con familias enteras sin un puesto de trabajo ni un jornal que llevar a casa. Paralelamente, las continuas discusiones entre los distintos partidos hacen que el pobre españolito al que un día le aseguraron que una de las dos Españas iba a helarle el corazón, comprueba consternado que no es sólo una España la heladora, sino las dos, todas las Españas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios