Visto y oído

Antonio / Sempere

Más Fago

QUÉ quieren que les diga. Y a mí que del Fago de La 1 al Fargo de los hermanos Coen no hay una letra, sino todo un universo. Zapatero a tus zapatos. Y el hecho de que la tele pública se meta a contar estos asuntos a la hora de pergeñar sus ficciones, me parece una temeridad. Propio de El Mundo TV, que es quien alienta, inspira y pone en marcha estos proyectos. Melchor Miralles siempre tentando.

Porque lo de la tele pública es otra cosa. Lo de nuestra tele pública fue la aparición del alcalde de Fago en el reportaje de investigación de Línea 900, el programa que destapó un caso que después se hizo tristemente célebre. Lo de nuestra tele pública, y no trato de ponerme exquisito, son esas Ciudades del siglo XXI que, gracias a la colaboración de los ayuntamientos implicados, están bordando Nel Escudero y Juan Francisco Rodríguez. Cómo les quedó la última de las entregas dedicada a Ourense. Qué derroche de termalismo. Y qué bien reconocimos todos sus rincones quienes los habíamos disfrutado.

Lo del Fago de ficción, a punto de ser secuestrado por los juzgados, que sí se emite, que no se emite, es otra cosa. Y estaría bien en otros canales. Lo dirige Roberto Bodegas, que no gana para disgustos, puesto que también dirigió en tierras gallegas una tv movie en la que narraba la vida de Ramón Sampedro, unos años antes que Amenábar, y nadie la vio ni le hizo caso. Pero, claro, si La 1 se empeña en estrenar productos como 9 de cada 10 y Comando ciudadano, que son algo así como las antípodas de los divulgativos Tres14 y Línea 900 que sí llevaban impreso el sello y las hechuras de La 2, ¿cómo podemos sorprendernos de que emprendan proyectos como el de Fago? Vistos los tres millones largos de seguidores, mucho nos tememos que Melchor Miralles estará crecido para acometer productos semejantes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios