Tribuna económica

Elio Sancho / Granada / Rogelio / Velasco

El Gobierno insta al campo a buscar el beneficio en el acuerdo UE-MarruecosFusiones en las cadenas de TV

Aguilera afirma que el pacto actual "no se cumple" y subraya el papel de Francia y España en los controles · Pide a Competencia que no se fije sólo en la agricultura

El Gobierno y la Junta se pronunciaron el lunes por primera vez acerca de la firma, rubricada el lunes pasado, del protocolo agrícola del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Marruecos. El secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, fue muy claro: "El acuerdo no se ha improvisado, estaba cerrado desde hace muchos meses; entre mayo y junio, ya estaba zanjado verbalmente y fue Marruecos el que no aceptó; ahora está firmado técnica y políticamente, falta que sea ratificado administrativamente".

Este trámite necesita pasar por el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE, así como por el Parlamento Europeo, órgano que tiene potestad, como recordó ayer la secretaria general del Medio Rural y la Producción Ecológica de la Consejería de Agricultura, Mabel Salinas, de rechazarlo, en un foro donde, precisamente, el Grupo Popular tiene mayoría.

Puxeu invitó al campo, en el transcurso de la inauguración en Granada de la jornada Andalucía ante la nueva reforma de la PAC, a que "hagan el holandés", recordando la época, aún reciente, en la que ellos han vendido la semilla y los medios técnicos a los agricultores andaluces y, en particular, a los almerienses, para luego comprarles el producto en origen y distribuirlo por los mercados, quedándose con el valor añadido y el mayor margen comercial, el que se encuentra al final de la cadena alimentaria, merced a los lobbies de distribución europeos.

El secretario de Estado hizo hincapié en la importancia económica del pacto UE-Marruecos para las empresas, independientemente de su lugar de procedencia, porque abre la puerta a operar con EEUU en las condiciones preferentes que posee el país norteafricano; y apuntó que el acuerdo "nos favorece 2 a 1", pues "la UE exporta a Marruecos por valor de 14.000 millones", con Francia y España a la cabeza, mientras "Marruecos exporta a la UE, Ceuta y Melilla, fundamentalmente, por 7.000 millones".

Josep Puxeu recordó que Marruecos podrá vender a la UE 11.000 toneladas adicionales de tomate al año, frente a los cinco millones de toneladas que produce España, e hizo hincapié en que los asociados de Fepex son los que producen mayoritariamente en el reino alauí.

Además, instó a los operadores europeos en Marruecos y a los marroquíes en la UE a que "no destrocen los mercados", en referencia a lo que ha ocurrido en los últimos meses, para que las condiciones del acuerdo se cumplan "escrupulosamente", en control de precios y los cupos en fronteras, así como los calendarios de entrada, manteniendo seis productos sensibles, entre ellos, el tomate y el calabacín.

Por su parte, la consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera dijo que "no se ha engañado a nadie" respecto a que el acuerdo estaba cerrado, "y así se lo hemos transmitido a la sociedad y al sector agrícola", a pesar de que desde las organizaciones agrarias COAG y Asaja, en Almería, criticaron la falta de transparencia y el estado de información real del proceso de negociación por parte de la Administración, hasta el último momento.

La consejera hizo hincapié en el papel clave que juegan España y Francia para controlar las fronteras, en beneficio del cumplimiento de lo pactado, aunque aprovechó para recordar que el actual pacto UE-Marruecos "no se ha cumplido", como ya denunciaron los exportadores españoles, a través de Fepex, el pasado verano en Almería. Estos cifran el fraude marroquí a las arcas comunitarias por valor de 24,1 millones de euros. A este respecto, Puxeu apuntó a España y Francia como responsables de que durante muchos días las condiciones del anterior acuerdo no se hayan cumplido, quitándole culpa a Marruecos. Además, ahondó en la importancia de que el sector agrícola gane peso para que, a la hora de negociar, los operadores no tengan que dirigirse a "Pérez o García sino a un solo agente", en alusión a la necesaria concentración de la oferta.

Respecto al pacto para establecer unos precios mínimos para determinadas hortalizas con el fin de mejorar los ratios de rentabilidad del sector en los últimos meses, Aguilera hizo un llamamiento a la Comisión Nacional de la Competencia "para que no solo mire a la agricultura y mire también a otros sitios para ver si hay acuerdos". Recordó el desequilibrio entre la gran distribución y el resto de los eslabones de la cadena alimentaria, de ahí la importancia de ganar peso negociador por parte de los productores en origen, mediante la concentración de la oferta.

LA participación de control del grupo Mediaset en Sogecable, acordada los días pasados, va a representar una mayor concentración de la propiedad de los canales de televisión en España.

La actual crisis económica está acelerando lo que, tarde o temprano tenía que ocurrir. Seis canales nacionales, unidos a todos los autonómicos, son demasiados para la tarta publicitaria a repartir. Incluso la desaparición de la publicidad en los dos canales estatales, no deja mucho margen para la supervivencia de los privados.

Es cierto que el grupo Prisa se equivocó en la decisión tomada años atrás para hacerse con el control exclusivo de Sogecable. Endeudarse hasta 5.000 millones de euros para comprar las acciones de los minoritarios, ha demostrado ser una carga demasiado pesada, por dos motivos.

En primer lugar, las plataformas de satélite se encuentran con crecientes dificultades en todo el mundo, no ya para aumentar, sino incluso para mantener a sus clientes de pago. Tanto las compañías de cable como las de telecomunicaciones, están ofreciendo TV de pago, pero, además, servicios de telefonía e Internet; servicios que una operadora de satélite no puede ofrecer de manera competitiva, por razones tecnológicas.

En segundo lugar, el canal Cuatro, a pesar de haber conseguido un digno 10% de share de pantalla en el breve periodo de funcionamiento, no genera suficiente flujo de tesorería como para realizar una aportación significativa al pago de la deuda acumulada por la matriz. La actual crisis publicitaria, con caídas de los ingresos del 30%, ha acelerado el proceso.

Pero más allá de la actual crisis, existen tendencias estructurales que requieren un enfoque diferente al tradicional en la TV en abierto.

Por el lado de los ingresos, cuando se supere la crisis, probablemente no volverán al nivel anterior. Existen nuevas plataformas que están tirando con fuerza de la publicidad. Estamos próximos al momento en que las grandes empresas medidoras de audiencias en internet suministren datos fiables. Esto va a permitir que, con el mismo presupuesto, se impacte más fácilmente al target deseado. Seguir invirtiendo sólo en publicidad en TV, es como matar mosquitos a cañonazos. Además, la publicidad en el móvil está irrumpiendo con fuerza, añadiendo más dificultades a las cadenas de TV.

Por el lado de los gastos, canales nacionales con 1.000 personas trabajando, son difícilmente sostenibles. Todos los que pueden -en España y otros países- están reduciendo las plantillas. Los nuevos canales, presentan una estructura de costes especialmente reducida. La sexta, apenas cuenta con 150 empleados, a pesar de operar en toda España. Se externaliza todo lo que se puede.

Veremos intensificarse en el futuro muy próximo, tendencias que ya hoy se manifiestan. Publicidad más especializada, más dirigida al público-objetivo que se desea, más eficiente en términos de costes, más voluntaria y menos invasiva. Este imparable proceso, hará más difícil la vida a las televisiones tradicionales.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios