La plaza de San Francisco era ya en el siglo XVI el corazón de la ciudad. En 1527, Diego de Riaño comenzó las obras del edificio del Ayuntamiento. En nuestros días, a los más curiosos les llama la atención una parte de la fachada que da a la plaza que quedó y sigue sin labrar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios