Editorial

Metro, no tranvía

EMILIO Carrillo, recalcando que hablaba como portavoz del gobierno municipal y no como delegado de Urbanismo, reiteró ayer en varias ocasiones que el Ayuntamiento defenderá un trazado subterráneo para las futuras líneas del Metro. Dado que en la víspera la Junta de Andalucía había confirmado a este periódico que el Ayuntamiento le había propuesto un recorrido superficial para la línea Pino Montano-Los Bermejales, hemos de felicitarnos hoy por este cambio de criterio municipal, una acertada rectificación en línea con otras recientes como la retirada de las catenarias de la Avenida y el mantenimiento de las señas de identidad de la plaza del Salvador al margen de La Piel Sensible. Un Metro es, esencialmente, un tren subterráneo; un tranvía es, fundamentalmente, un tren en superficie. Parece de Perogrullo pero no lo es, porque el nombre es la cosa misma, de ahí que las administraciones públicas, de cualquier signo político, hayan procurado siempre darle gato por liebre a Sevilla con eufemismos lingüísticos para camuflar como Metro desde el Anillo de Cercanías del PP (denominado Metrotrén y recalificado jocosamente por Monteseirín como Metrogato) hasta el tranvía del PSOE (denominado Metrocentro). El Metro es la gran asignatura pendiente (33 años de retraso) y la gran aspiración de Sevilla, pero tender una línea de tranvía es muchísimo más barato que construir un suburbano, de ahí el afán de la Consejería de Obras Públicas, históricamente rácana con Sevilla, de vender las excelencias del Metro ligero (un eufemismo más para el tranvía) y amenazar con un apocalipsis de obras como las de República Argentina durante varios años si se opta por el Metro de verdad, amén de subrayar la incomodidad que supondría descender a la gran profundidad a la que habría que excavar para no dañar los restos arqueológicos (pero ¿no están ya inventadas las escaleras eléctricas?). Si Monteseirín llegó a sucumbir a estos cantos de sirena, nos alegra que ahora defienda aquello por lo que justamente llegó a la Alcaldía tras su pacto con Rojas Marcos: un Metro por las entrañas de Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios