PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón / Jlpavon@ Diariodesevilla.es

Sexualidady abortos

ESTA semana tiene lugar la huelga más insólita que imaginarse pueda. Huelga de abortos. Las clínicas privadas que legalmente realizan la interrupción del embarazo han decidido no hacer uso de esa facultad durante esta semana, al sentirse conjuntamente vituperadas a raíz del escándalo de los abortos aberrantes descubiertos en Madrid y Barcelona. En Sevilla hay dos de esas clínicas homologadas, en la calle Tiberiades y en la Ronda de Triana. Sus operaciones están concertadas con el SAS. Pero ven en peligro su negocio desde que Chaves, asustado por el revuelo mediático, lanzara el globo sonda de incentivar salarialmente a médicos en los hospitales públicos para practicar abortos con mayor control si cabe.

Urge plantear una reflexión previa a luz de los datos. España es el país de la Unión Europea donde más ha aumentado en los últimos diez años el número de abortos, y por ende el de embarazos no deseados. Eso equivale a un récord europeo de irresponsabilidad en las relaciones sexuales por parte de quienes han nacido y se han criado en la España democrática, sin los tabúes y represiones sexuales del franquismo. En ese periodo de diez años han gobernando tanto el PP como el PSOE. El cúmulo de embarazos no deseados no es una opción partidista, ni una herejía religiosa por exceso de credos o por falta de ellos. Es el resultado de la paupérrima educación familiar sobre el sexo, de la epidérmica incidencia en la gente de las campañas informativas institucionales (caen en saco roto) y de la impactante influencia de los arquetipos comercializados vía estilo o vía entretenimiento, que desnortan si no se tiene una base educativa para asimilarlos de modo conveniente.

Esto que decimos sobre el sexo tiene su correlato en otros muchos aspectos de la sociedad española. A mayor cantidad de información a priori disponible no tenemos por automatismo una población mejor informada y preparada. Ni dentro ni fuer a de la cama.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios