El Currinche

Iñigo Ybarra

Siempre los griegos

EN el santoral católico hoy es el día de las Margaritas. Es nombre de procedencia griega y significa "la que es bella como las perlas". Los antiguos helenos tenían un punto cursi según se ve. Al menos hay media docena de santas Margaritas nacidas en diferentes épocas y países. No sé si todas fueron atractivas como perlas, pero la que sí destacó por su belleza fue la primera, natural de Antioquía, mujer que las pasó canutas defendiendo su fe y virginidad en tiempos del emperador Dioclesiano, vamos, que la descuartizaron poquito a poco y no hubo forma de hacerle cambiar de opinión. ¡Qué tiempos!

A lo largo de la historia la humanidad ha ido cambiando los modos y las formas, pero el tuétano que la guía continúa siendo el mismo. Más o menos es el instinto que conduce la vida privada de cada individuo, que de no ser santo, loco, genio o similar, viene a resumirse en un escueto principio; primero yo y los demás que arreen. Antiguamente se estilaban los descuartizamientos, hogueras y una curiosa retahíla de escalofriantes torturas con el único objeto de saciar las exigencias del instigador del suplicio. Hoy en día se es más sutil y los procedimientos utilizados -al menos en la civilización occidental- más blandengues, pero el fin es el mismo; salirse uno con la suya cueste lo que cueste.

Querer salirse cada uno con la suya es lo que ocurre ahora en Grecia. Parece que al primer ministro le da igual quien caiga en el camino siempre que él siga en su puesto; tiene al pueblo acorralado en el corralito, a los europeos mosqueados con los dineros y a sus camaradas de partido cabreados por las erráticas decisiones que convierten lo negro en blanco y lo blanco en negro en apenas un suspiro. Tampoco se quedan cortos los ciudadanos griegos que sufren los dislates del mandatario; ellos, al querer salirse con la suya, votaron a los iluminados gobernantes que les prometían el paraíso a cambio de nada, de tan solo un simple voto. Los socios europeos tampoco se quedan atrás a la hora de querer salirse con la suya; que los griegos lo pasaran mal, pues que lo pasen, pero lo mío es mío y san se acabó. Ni siquiera los periodistas se libran de querer salirse con la suya en tema tan manoseado; cada cual tiene su teoría y si no la compartes eres facha o populista.

Serán los calores; nunca traen nada bueno, tanto es así que "a veces veo muertos".

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios