PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Vayan a verlo a la cárcel

LA prisión de Sevilla entra en campaña electoral. Los reclusos van a tener motivos para organizar un debate sobre si les parecen bien o mal los fondos de reptiles, las subvenciones chungas de papeles, la prejubilación de los intrusos, los chóferes que se chivan de su jefe, el jefe que hunde la reputación de sus mandamases... La Fiscalía Anticorrupción quiere que les haga compañía Francisco Javier Guerrero, el director general de la Consejería de Empleo que manejó tan bien durante diez años un estilo de corromper a la sociedad, que al parecer nadie se dio cuenta de lo que hacía con el dinero que a él le asignaban. Asombroso.

A Guerrero le ha tocado comerse el marrón de un tema como los ERE donde hay mucha gente implicada dentro y fuera de la Administración autonómica. Desean hacer de él un chivo expiatorio. Los dirigentes socialistas, hasta hace bien poco compañeros, le han llamado golfo. Pero antes de dar un mitin entre rejas como víctima del sistema, Guerrero ya lo ha dado delante de la juez Alaya, implicando políticamente a Chaves, Viera y Moreno en el conocimiento de cómo desde la Junta se concedían ayudas al margen de los procedimientos correctos. Penalmente no corren peligro. Pero políticamente no evitarán la grave erosión de su reputación.

Después de haber repartido por la cara tantos millones de euros, incluso fomentando la inclusión de intrusos en los expedientes de regulación de empleo, lo menos que deben hacer todos los beneficiarios es ir a verlo a la cárcel, en horario de visita, para solidarizarse con un mecenas tan generoso cuando maneja dinero que no es suyo. Empresarios, comisionistas, abogados, prejubilados, todos con Guerrero si se consuma su entrada en la cárcel. Porque solo es posible la corrupción si hay ciudadanos dispuestos a aprovecharse del descontrol y a corromperse moralmente. A ninguno le puso Guerrero una navaja en el cuello para que aceptaran involucrarse en esas operaciones inmorales. Ahora sean coherentes y no renieguen de él.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios