Cuchillo sin filo

francisco Correal

¡Viva México!

VIVA España, cabrones! Me sale la frase sola, de repente, viendo la imagen de Fernando del Paso con los colores de la bandera de mi país saludando al rey Felipe VI en la ceremonia del premio Cervantes. La que sonríe a su lado, en silla de ruedas como él, debe ser Socorro, su mujer, a la que el novelista, que estudió Biología y Económicas y se dedicó profesionalmente a la publicidad, le dedicó su monumental novela Noticias del Imperio.

La acabé de leer el Viernes de Dolores de 2013. He compartido el entusiasmo de su lectura (669 páginas de delirios narrativos) con mi amiga y paisana María Dueñas. Ella se hizo mexicana adoptiva cuando repartió entre Cuba, México y Jerez la acción de su última novela, La templanza. Manchega como yo, habrá recordado, en el cuarto centenario de la muerte de nuestro patrón, esa imagen en la que Fernando del Paso retrata al protagonista de su libro como "el Quijote del Nuevo Mundo". Se refiere a Maximiliano de Habsburgo. "emperador de México y rey del Mundo" como lo define su esposa, la reina María Carlota de Bélgica, hermana del conquistador del Congo y emperatriz a su vez de México y América.

Noticias del Imperio no habla del denostado Imperio español. Maximiliano de Habsburgo se proclama emperador de México por la insistencia de la granadina Eugenia de Montijo a Napoleón III para frenar los desmanes de Benito Juárez. Fernando del Paso viene del último país que restableció relaciones diplomáticas con España, refugio de miles de exiliados españoles, algunos tan ilustres como Luis Cernuda, León Felipe, Luis Buñuel, Ramón, J. Sender, Pedro Garfias o Max Aub. Y ha tenido que ser un mexicano el que nos quite las vergüenzas de la bandera, que no volvía a la portada de los periódicos desde que Iniesta batió a un portero holandés de apellido impronunciable.

Querétaro, en el Estado mexicano de Guanajuato, es famoso por dos fusilamientos. El 19 de junio de 1867 fue ejecutado Maximiliano de Habsburgo, Bismarck de guardarropía, el primer descendiente de los Reyes Católicos que cruzó el Atlántico; el 18 de junio de 1986 Butragueño fusiló cuatro veces al portero de Dinamarca. Cuatro balas inútiles amortiguadas por los paisanos de Carlota de Bélgica. ¡Viva México, cabrones! Y su premio Cervantes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios