El mordisco en la manzana

Aurora Muñoz / Amunozl@grupojoly.com

El ataque de los clones

HACE un par de meses, desde esta misma tribuna, les contaba a ustedes que el grupo Inditex había sido acusado de copiar algunos dibujos de una joven diseñadora gráfica madrileña -Rocío Cañero- para ilustrar una colección de camisetas.

Las reacciones no se hicieron esperar. El mismo día que salió publicada la columna, recibí un correo de Jesús Echevarría, el director general de comunicación del gigante gallego, quien me hizo saber que "el negocio de Zara no está en unas cuantas camisetas y menos en fusilar las creaciones de artistas recién salidos de la escuela, porque la compañía intenta destacar el talento de sus diseñadores y sería un error no hacerlo con alguien de fuera". Sin embargo, una semana más tarde, volví a encontrar razones para desconfiar de la versión oficial. Me habían enviado al Baluarte de la Candelaria (Cádiz) para cubrir el South 36.32N, un showroom de creadores emergentes donde Begoña Olite exponía sus últimos diseños. Ella me confesó que en una ocasión le propusieron que "fichara" por esta empresa para "coger la esencia" de las creaciones de otros y "aprender a aplicarlas en las colecciones de la casa". Claro que esa es su palabra -y la mía- contra la de todo un engranaje de poderosos abogados y comunicadores, así que me temo que lo máximo a lo que podríamos aspirar es a que, en las próximas rebajas, las dependientas tengan nuestra foto pegada al lado de la lista de "personas non gratas".

A estas voces incómodas se sumaron hace tiempo las creadoras del blog El diablo viste de Zara, que se dedican a buscar parecidos razonables entre los diseños de pasarela y los que podemos encontrar en las grandes cadenas de los centros comerciales. Es un pacto tácito entre los que manejan el cotarro y nosotras -las humildes compradoras- que de otra manera no podríamos lucir los modelazos que gastamos habitualmente.

A quien no le hace tanta gracia este asunto es a Custo Dalmau, que acaba de anunciar que "emprenderá acciones legales" contra Desigual por considerar que, "aunque en el mundo de la moda es normal copiar algún diseño, no es lo mismo que copiar un proyecto global". Ésta puede ser una batalla más cruenta que las que se libran en las pelis de George Lucas y si no me creen, esperen al desenlace.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios