La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Esos cuerpos con nombre propio...

Convirtiéndose en pieza fundamental para la decoración de los cuartos de baño de la Transición, la revista Interviú empezó a desarrollar un rol trascendental en nuestras vidas antes de que se cumpliese el cabo de año de la muerte del Invicto. Interviú fue el invento de un empresario tan irrepetible como Antonio Asensio para darle picante al esperanzado día a día de un pueblo que soltaba amarras. El secreto de su éxito fue el de ponerle nombre propio a los desnudos. Unas buenas esculturas son muy de agradecer, pero el agradecimiento sube como la espuma si son conocidas. El impulso definitivo se lo daba la portada de Pepa Flores, entonces Marisol, que se había convertido en la novia platónica de todos los españoles. Luego, cuando Marta Chávarri fue cazada sin bragas fue tremendo, qué de colas en los quioscos. Bueno, pues también eso es ya historia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios