La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Un derbi que se juega en los balcones

Como si fuera un derbi, que para eso se anuncia uno para el sábado, en este solsticio de invierno, antes y por siempre Navidad, se ha establecido un pulso entre lo laico y lo religioso, entre Papá Noel y el Niño Jesús. Una especie de derbi entre ese pobre Papá Noel tan utilizado de forma gratuita y, a veces, torticera, y el también pobre Niño que vino en Belén y que, viendo el paisaje y el paisanaje, se estará preguntando que para qué puñetas vino. En Navidad y en vista de que el solsticio iba ganando posiciones surgen colgaduras con el Niño impreso. Balcones con Papá Noel escalando y balcones con el Niño impertérrito, viendo el panorama, equis en la quiniela, el solsticio frente a la Navidad, lo importado contra lo de aquí de toda la vida. A este paso, el fundamentalismo es el que sale ganando mientras la mayoría, como es habitual, asiste expectante al derbi.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios