Las dos orillas

josé Joaquín / león /

Algo más que un eje

ALGUNOS proyectos cuajan casi sin darnos cuenta, mientras en el blablabla de la política se disimula. Un ejemplo puede ser el eje Sevilla-Málaga, que están poniendo de moda los respectivos alcaldes, Juan Espadas (PSOE) y Francisco de la Torre (PP). Ya escribía la semana pasada que en la parte de los populares sevillanos no ha sentado bien esa predisposición al acuerdo, al dar la sensación de que el obstáculo para el eje era el anterior alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, que casualmente es del PP, como De la Torre. Sin embargo, parece que no es sólo otro numerito partidista, según costumbre, sino que hay algo profundo, algo más que un eje. Hay una operación para tantear poquito a poco, sobre los pies, no correr, ahí quedó. Es decir, amagar la gran coalición PSOE-PP o viceversa.

La ideóloga del eje Sevilla-Málaga es Susana Díaz. En su intervención del pasado martes en el Alcázar, con motivo de la presentación del Anuario Joly 2015, se refirió a este asunto. Resultó evidente que es una prioridad para la presidenta de la Junta de Andalucía. También resultó evidente que ella está en un momento dulce, no sólo porque pronto dará a luz, sino porque ha madurado como lideresa y se la ve como referencia a medio plazo. Mientras por ahí van buscando para liderar los partidos a muchachos monos, con aspecto de modelos de catálogos de El Corte Inglés, Susana va a lo suyo. Tranquila con esta neo masculinización de la política, que ha encumbrado a Pablo, Pedro y Albert, como un remake de los Adolfo y Felipe de antaño, y que ya está poniendo en marcha incluso el PP, a pesar de que Mariano no da ese tipo. Susana mira para más adelante, para cuando algunos se estrellen en las elecciones del próximo otoño-invierno. Con un escenario que puede ser ingobernable, frágil y escurridizo.

No se pusieron de acuerdo entre dos alcaldes del mismo partido (lo que tampoco es tan raro) y Susana ha tardado menos de un mes en sacar la varita mágica del eje. De momento, no se traduce en nada, en una declaración de intenciones. Pero mira la alegría que les puede dar a los de Bruselas, si en la región con más paro de Europa se inician estos amagos de consensos.

Son los primeros pasos, un tanteo o un tonteo, pero se está gestando algo no visto hasta ahora. A pesar de los pactos municipales del PSOE con Podemos, no olvidemos que Teresa Rodríguez salió mareá. Aunque no era ella la embarazá.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios