La ciudad y los días

Carlos Colón

¿No estamos exagerando?

QUÉ quieren que les diga. Soy partidario acérrimo, sin sombra de duda, de la libertad de expresión que ejerzo desde hace 21 años publicando artículos de opinión. Discrepo a diario de esta corporación municipal.

Y no empatizo con IU. Pero me parece una exageración que se imponga a la concejal de Participación Ciudadana una fianza de 22.000 euros por lo que se ha dado en llamar el caso Foxá. Negar el uso de un local público para el homenaje a un escritor porque fue falangista es una arbitrariedad política y una catetada cultural. Muy mal hecho.

Censurable. Denunciable. Reprobable. Pero me parece una exageración que se solicite para ella la inhabilitación especial para empleo o cargo público por ocho años por un delito de prevaricación, dos años de cárcel, una multa de 24 meses e inhabilitación por tres años por el delito contra el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas, así como el pago de una indemnización de 3.000 euros por los daños morales ocasionados a la asociación. Y también me parece una exageración que el juzgado sevillano que se ocupa del caso haya impuesto como medida cautelar el pago de una fianza de 22.000 euros.

Más saben los jueces que yo de estas cosas; condenable me parece el uso ideológicamente arbitrario de los espacios públicos que por serlo deben estar a disposición de todos los sevillanos; es escandaloso que, mientras se prohíbe el homenaje a un autor destacable fallecido hace 50 años, grupos de simpatías proetarra hayan actuado en eventos públicos contratados precisamente por IU; es lamentable que en las instituciones públicas la ideología discrimine la cultura. En lo privado y con el dinero de uno se puede leer o no leer, ver o no ver, escuchar o no escuchar y comprar o no comprar lo que se quiera.

Faltaría más. Pero en el ámbito público no es el gusto ni la ideología personal quién decide, sino la ley. ¿Se ajustaba a la ley el homenaje a Foxá? Sí. Pues entonces, guste más o menos, no se le puede negar a quienes lo organizan el uso de un local público.

Pero, una vez dicho esto, las penas solicitadas y la fianza impuesta me parecen una exageración. La Justicia dirá. Y ojo, que en este desesperante país nuestro se tiende a desvirtuar lo que se escribe o dice: la actuación de la señora Medrano me parece absolutamente censurable, al anteponer la ideología y el gusto personal a sus obligaciones como concejal del Ayuntamiento de Sevilla; y tiene un tufo a comunismo rancio de los países del Este. Archipiélago Gulag, Vasili Grosssman, La vida de los otros, ya saben. Pero la respuesta, insisto, me parece exagerada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios