La ventana

Luis Carlos Peris

El invierno nos cogió con la guardia baja

VIENE astifino y con guasa, tobillero, reservón y metiéndote las cabras en el corral de puritito frío el invierno. Vaya pronto que ha venido el puñetero y con cuanta fuerza. Tiempo hacía que por aquí no sufríamos un frío como el que se ha padecido en este último fin de semana, que ni siquiera al sol se podía parar. Estábamos en el soleado mediodía de San Lorenzo, el personal salía de departir con el Señor como si en vez de salir de la Basílica lo estuviese haciendo de la burgalesa de San Nicolás. No era Sevilla sino cualquier localidad de la meseta, pura paramera mientras se guarecían ateridas las palomas y, Cardenal Spínola adelante, ya en la Gavidia, hasta Daoiz parecía sufrir las inclemencias de un invierno desmesurado y como con prisas, un invierno que ha cogido desacostumbrado y con la guardia baja a la ciudadanía. Y es que cuando hace frío en Sevilla, las cosas no parecen normales.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios