Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La llamada de la maternidad

SIEMPRE me ha sorprendido mucho la claridad con la que, Maribel Verdú, suele afirmar cómo ella no posee aquello del "instinto maternal" y que, feliz como está con su marido, Pedro Larrañaga, no se ha planteado, hasta el momento, ser madre. Una decisión totalmente respetable pero que, la también actriz María Asquerino, podría complementar con su propia experiencia pues, según leí en sus memorias hace bastante tiempo, después de haber mantenido el mismo pensamiento que "la" Verdú en su juventud, conforme se hizo mayor, se dio cuenta de que, haber tenido un hijo al menos, la habría reconfortado más de lo que, en un principio, pensó.

Lejos de estas dos mujeres de carácter, otra de nomenos personalidad, Sara Baras, sí ha decidido que, a partir de mayo, parará el frenético ritmo de vida que lleva desde que la conocemos para intentar quedarse embarazada y, de esa manera, empezar a dar forma a la familia propia que nunca ha dejado de anhelar. Es, por lo visto, el único deseo, junto a la responsabilidad de su trabajo y del mantenimiento de su compañía, que a la bailaora puede hacerle desvelarse puesto que, en general, se considera una persona privilegiada que, en general, ha sobrepasado todo aquello que, alguna vez, pudo haber imaginado para sí misma.

Así, pletórica, Sara ha reaparecido esta semana con tales aspiraciones en una rueda de prensa organizada por Hostes Infinite Places donde se trató de unificar las dos vertientes de lo que supone, en el amplio sentido de la palabra, "soñar": la solidaria, enfocando la cuestión hacia los niños de la asociación Aldeas Infantiles SOS, y la meramente física, a través de la Sociedad Española del Sueño. Muy tranquila, la gaditana me comentó, aparte, lo orgullosa que se siente de poder compartir su trayectoria junto a su hermano Bibi, representante de la artista -y uno de los puntales más importantes en los que se ha apoyado a la hora de construir su merecida fama-, y que, quién sabe, una vez que viniera ese primer hijo del que les comentaba a todos ustedes, también cabría la posibilidad después de repetir experiencia.

¿Pensará en otros futuros alumbramientos la modelo Laura Sánchez? Probablemente porque, nuestra paisana onubense, es una madraza consumada de su pequeña Naia. De todas maneras, mejor sería preguntárselo a ella misma ya que, el miércoles baja a Andalucía para una sesión de fotos y, el jueves, inaugura una exposición en Sevilla que nos devolverá el placer de un cara a cara rebosante siempre de esas energías positivas que, la verdad, buena falta nos hacen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios