La crónica económica

Rogelio / Velasco

La lucha por el poder en la red

SE han creado en los últimos 25 años miles de empresas de software. Sólo aquéllas que aportaron soluciones para resolver problemas reales de las empresas o satisfacer necesidades de los usuarios han permitido a sus fundadores obtener beneficios. Muchas de ellas siguen existiendo con el nombre con el que fueron lanzadas; cientos han desaparecido, compradas por otras de mayor tamaño. Pero muchas otras han sucumbido porque intentaron resolver problemas que no existían.

Entre las del primer grupo destaca, sobre todo, Microsoft. El gigante de Seattle ha colocado sus programas en todos los ordenadores personales del mundo. Su poder de mercado ha sido tan grande que estuvo a punto hace unos años de ser forzada a dividirse en dos o más partes por las autoridades regulatorias de EEUU. Pero Microsoft sólo obtiene beneficios de dos de sus productos: el sistema operativo Windows y el paquete de programas Office. El resto de las decenas que ha lanzado aportan pérdidas.

Después de unos años iniciales en los que la innovación estaba asociada a Microsoft, ha ido perdiendo iniciativa a favor de otras nuevas empresas. Esa pérdida de iniciativa se materializa no sólo en los resultados negativos de la mayoría de sus productos, sino también en llegar tarde a algunos nuevos nichos de mercado. Fundamentalmente, a internet.

A pesar del enorme poder financiero con el que cuenta, su portal de internet no ha conseguido hacerse un hueco entre los portales de mayor éxito. Como tampoco ha conseguido colocarse en posiciones de liderazgo con las herramientas de búsqueda. Éstos dos son ejemplos, entre otros, de nuevos servicios en la Red que no ha sabido manejar con éxito.

Yahoo es uno de los escasos portales generalistas de internet que obtiene beneficios y atrae regularmente a millones de usuarios. Cuenta, igualmente, con un buscador que, en la mayoría de los casos, se coloca en segundo lugar detrás de Google. A pesar de algunos problemas padecidos el pasado año, el portal californiano continúa siendo una firma competitiva y con un elevado perfil entre los usuarios.

¿Qué es lo que busca Microsoft con la oferta de compra que estos días ha lanzado sobre Yahoo? Pues justamente reforzar lo que ha hecho tarde o mal. Primero, intentar que los 130 millones de usuarios únicos mensuales con los que cuenta Yahoo se conviertan en parte en usuarios de pago ofreciéndoles servicios. Y, en segundo lugar, el servicio de búsqueda con anuncios de pago que en Yahoo es muy potente, reforzaría el mucho más débil de la empresa de Seattle.

Ahora bien, convertir en usuarios de pago a gran escala a millones de ellos que están habituados a no pagar por nada, no es tarea fácil. Y lo segundo, aprovechar las búsquedas para incrementar los ingresos por publicidad se enfrenta con otros dos problemas. El primero, el creciente dominio de Google y, el segundo, las previsiones revisadas sobre el crecimiento de este tipo de ingresos, que no son tan optimistas como se pensaba.

Bill Gates dijo en una ocasión que nunca ninguna empresa se había mantenido siempre en la primera posición de ningún mercado. Quizás empecemos a comprobar ese adagio en la suya propia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios