Crónica Personal

Pilar / cernuda

Dos nombres para un Debate

SERÁ el primer Debate del estado de la Nación para Pedro Sánchez, pero también lo será para Alberto Garzón, al que Cayo Lara ha traspasado los trastos para que ejerza como portavoz de Izquierda Plural.

Momento clave para el historial de Pedro Sánchez. Hay maledicentes que auguran que será su último Debate sobre el estado de la Nación, incluso entre sus compañeros hay quienes le tienen ganas y rezan por el fracaso electoral sin pensar que es lo peor que le puede pasar al PSOE. Un fracaso no sólo quita de en medio a un candidato, sino que mueve los cimientos de una formación política. Pero en cualquier caso, con o sin maledicencias, Sánchez acapara la máxima atención, y en cierto sentido ese cara a cara con el presidente del Gobierno sobre la situación general de España es el punto de partida de una campaña electoral que tiene su primer reto en la cita andaluza, dentro de cuatro semanas. El debate de este martes tiene más relevancia para Sánchez que el más importante de sus mítines de campaña, porque además de rebatir al presidente del Gobierno tendrá que demostrar si está capacitado para asumir responsabilidades.

Nunca un presidente del Gobierno ha encontrado en un Debate sobre el estado de la Nación con un líder de la oposición tan debilitado, lo que debería hacer reflexionar a los dirigentes del PSOE. Por otra parte -y es un dato, no una deducción-, Mariano Rajoy desea que Sánchez no salga mal parado; porque si hubiera escasa enjundia en el discurso del socialista, abundaría en la fuga de votos hacia un Podemos que a cualquiera que crea en los principios de la democracia y las libertades pone los pelos de punta, aunque hay quien cree el discurso falaz de Pablo Iglesias y sus compañeros. ¿Significa que Rajoy tratará a Sánchez con paños calientes? No. Pero espera que de la confrontación, aunque sea dura, salga un dirigente de izquierdas que demuestre solidez y sentido de Estado.

Alberto Garzón es una incógnita en sí mismo. Intervendrá en nombre de Izquierda Plural, pero tiene un pie en Podemos. O los dos. Aunque se guarda muy mucho de demostrarlo explícitamente porque no es -todavía- el momento de dar el paso hacia la fusión. Sorprende que Cayo Lara le haya cedido el puesto de portavoz, quizá se deba al cansancio que provoca tanta pelea interna. Garzón, que no ha cumplido los 30 años, conecta muy bien con las nuevas generaciones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios