Pasa la Vida

Juan Luis Pavón

Y se quedan tan panchos

OCURRE con frecuencia. Personajes relevantes no miden bien sus palabras y sus gestos dirigidos hacia la opinión pública. Impropios de quienes tienen tanta experiencia como asesores para dar mejor imagen de sí mismos. Vean tres ejemplos de esta semana.

Emilio Botín, nuestro banquero por antonomasia, no ha sentido vértigo a la hora de endosar a los políticos buena parte de los efectos de la crisis. Pero es fácil  hallar grabaciones del presidente del Grupo Santander, a lo largo de varios años, elogiando la política económica de Zapatero. A quien, además, debería estarle agradecido porque se dio mucha prisa en amnistiar a Alfredo Sáenz, condenado por urdir como presidente de Banesto una denuncia falsa. Y, sobre todo, resulta una osadía dar lecciones sobre el estado de la nación cuando es de dominio público cómo la banca estimuló a la población para entramparse más allá de lo sensato. Amén de recordar que la familia Botín tuvo que pagarle 200 millones de euros a Hacienda tras descubrirse que tenía 2.000 millones ocultos en Suiza.

Manuel Chaves, al querer desmarcarse del escándalo de los ERE y del inefable Francisco Javier Guerrero, ha dicho que "por no conocer, ni conocía  al ex director general de Empleo". Los nueve años que Guerrero ocupó ese cargo, bajo tres  consejeros de Empleo, el presidente era Chaves. ¿Nunca coincidieron en una reunión? ¿En ninguno de tantos actos institucionales que llenaban su agenda? ¿Ninguno de los consejeros se lo presentó? ¿Ni siquiera porque el paro es siempre el gran problema de Andalucía y la prioridad de la acción de gobierno? Con esa frase, Chaves no se ha dado cuenta de lo que devalúa su papel como dirigente al mando de una organización .

Francisco Camps permitió que la Hermandad de  la Macarena distribuyera una fotografía de un acto tan privado como ir a misa para rezar.  Por muy agradecida que esté la corporación macarena por el millón de euros que Camps ordenó donar a la (ahora quebrada) Caja de Ahorros del  Mediterráneo para mejorar la basílica, y por muy acompañado que estuviera Camps a los  pies de la virgen (con Arenas y Zoido), si el ex presidente de la Generalitat valenciana hubiera rogado evitar cualquier publicidad sobre su rezo, ni fotos  habría del  momento. Si algún año sale de nazareno, sería deseable que pase desapercibido incluso para el gabinete de comunicación de su partido.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios