La ventana

Luis Carlos Peris

De templar a torear despacio

ESTO se acaba y para los que hemos intentado compatibilizar el albero de Los Remedios con el sagrado del Baratillo se nos ha llenado el cuerpo de satisfacción con dos hechos fantásticos. La firmeza de Manuel Escribano con Cobradiezmos y la solemnidad de Morante con Dudosito han abierto un debate entre qué es templar y qué torear despacio. Templar es acompasar la muleta a la velocidad del toro para que éste no la alcance y eso es lo que hizo Escribano con el vitorino indultado; torear despacio es algo que sólo puede hacerse si el toro embiste despaciosamente, como el cuvilloDudosito. Ambas cuestiones son muy complicadas, sólo al alcance de grandes toreros y ambas fueron resueltas hasta hacer de la plaza un manicomio. Para lo primero es fundamental la firmeza; para lo que hizo Morante el viernes hay que ser Morante y atesorar esa calidad en la sangre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios