Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Ya está el toro en la plaza, Betis

En la vertical de un chaparrón en lo social, todo está a partir de esta noche en los pies de los futbolistas

PRIMERA estación de penitencia de ese viacrucis que le espera al Real Betis Balompié, invento hermosísimo que ojalá tenga muy lejos su fecha de caducidad. Se iza el telón de un año que se presume penoso porque el camino será por vías pedregosas y poco acordes con la importancia del viandante, pero también porque no se han puesto los medios para endulzar en lo posible el calvario que asoma con este choque frente al Córdoba. Ya dijimos días atrás que en condiciones normales, tras este partido debería decirse que resta un día menos para el retorno al lugar adecuado, pero la verdad es que andamos cortitos de optimismo.

Las cosas están como están y sólo cabe animar a que se sople de popa para que la nave verde, blanca y verde cubra unas singladuras bonancibles. Me parece que aunque el equipo es peor que el del curso pasado -cuatro porteros y sólo dos delanteros-, el entrenador es fiable y eso ayuda a pensar bien de la aventura que el Betis emprende a partir de esta noche. Fiable Antonio Tapia aunque sus últimas declaraciones alabando las estructuras de un club desestructurado mueven a que esa fiabilidad se meta en un equilibrio claramente inestable. Sus razones tendrá el hombre para el elogio y, de momento, sigo manteniendo que si hay que creer en alguien es en él.

Arranca el Betis y lo hace en la clandestinidad más increíble. Todos los clubes intentan propalar su producto y en el Betis se hace lo contrario, se impide la televisión de sus partidos y se reducen hasta lo grosero las credenciales mediáticas. La cosa es pelearse con todo el mundo y sin darse cuenta de que la primera factura ya la pasan hoy los operadores televisivos al poner el partido a la misma hora que debuta en la Liga el Real Madrid de Cristiano, Kaká y la Biblia en pasta. Ojalá tengamos la fiesta en paz, el Betis le gane al Córdoba y el equipo haga que el sentir de sus aficionados vire ciento ochenta grados para que, en no mucho tiempo, el ascenso no sea una utopía inalcanzable.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios