El PSOE se aseguró liquidez en el contrato con el Alfonso XIII

  • En un acuerdo con vigencia de 35 años, el gobierno de Monteseirín pactó que de 2009 a 2011 fuera abonado un 15% de la renta y el resto en anualidades hasta 2044.

Un contrato con vigencia de 35 años que en las tres primeras anualidades se paga más y en las treinta y dos restantes se paga bastante menos. Esos tres primeros años coinciden con los tres años que entonces restaban de mandato municipal. El gobierno del socialista Alfredo Sánchez Monteseirín negoció una modalidad de pago con la empresa adjudicataria del Hotel Alfonso XIII en unas condiciones muy ventajosas para las arcas municipales para el período que entonces quedaba hasta las elecciones municipales. El plan consistía en aprovechar la renovación de la adjudicación de la joya del inventario municipal, el hotel Alfonso XIII, para inyectar liquidez a un Ayuntamiento que ya entonces presentaba una economía especialmente lastrada por las deudas con los bancos.

La empresa adjudicataria se comprometió a pagar 1.740.000 euros los años 2009, 2010 y 2011. Un total de 5.220.000 euros para ese trienio. Curiosamente, a partir de 2012 el canon pasaría a ser de una cantidad fija y mucho menor hasta el año 2044: 774.880 euros cada anualidad.

Este dato trasciende al revisar la documentación necesaria para la elaboración del presupuesto general del Ayuntamiento de 2012, presentado recientemente por el gobierno y que será sometido a la aprobación del Pleno con carácter inicial. De hecho, una de las principales denuncias formuladas por el gobierno local del PP en sus primeros meses ha sido que el PSOE e IU dejaron casi agotado el presupuesto de 2011 en los seis primeros meses del año para potenciar las inversiones en las fechas previas a las elecciones, entre ellas las obras en los barrios y el mantenimiento de los colegios públicos. Gran parte del presupuesto de 2011 se gastó en los seis primeros meses del año, en las fechas previas a las elecciones.

La cadena norteamericana Starwood Hotels fue la única empresa que presentó una oferta en el concurso público convocado en 2008 por el Consorcio Turismo de Sevilla para la explotación en régimen de arrendamiento del Hotel Alfonso XIII.

El gobierno local de entonces, formado por la coalición de PSOE e IU, aseguró que más de veinte cadenas hoteleras habían manifestado su interés por lograr la gestión del hotel, pero la compañía Starwood optó finalmente en solitario y logró la renovación que se ofrecía en el pliego de condiciones por un período de 35 años.

El Consorcio Turismo de Sevilla estableció un canon de 43,5 millones de euros para la explotación del Alfonso XIII, repartidos a lo largo de los 35 años de la concesión. Esta cifra multiplica por nueve el canon anual que anteriormente abonaba Starwood.

Entre las condiciones de adjudicación figuraban la elaboración de varios informes, como un inventario de bienes muebles del hotel, la revisión de la plantilla del personal, un análisis técnico sobre el estado de conservación del inmueble y el diseño del modelo jurídico y viabilidad económica del establecimiento.

Una de las condiciones exigidas al adjudicatario era la inversión de 9,65 millones de euros para asegurar la correcta conservación de un edificio de alto valor histórico y artístico.

Por lo que respecta al futuro inmediato, el hotel reabrirá al público en la primavera de 2012. Por el momento, el plan del Ayuntamiento es hacer una subasta popular, abierta a todos los ciudadanos con todos los muebles del establecimiento, una venta pública en la que cada mueble, por pequeño que sea, conforme un lote aislado y, por tanto, sea asequible para cualquier bolsillo.

Con anterioridad, los lotes se expondrán públicamente y, aunque todavía no se ha decidido el lugar, se valora la posibilidad de que sea la nave del Barranco la que acoja este acontecimiento. El lote se compone de unos 1.500 muebles entre los que destacan 350 sillas, 500 mesas, 150 escritorios, 150 cabeceros de cama, 30 sofás, 20 aparadores y 100 lámparas. El Consistorio anunció hace un par de meses que los somieres de las camas se donarán a diferentes organizaciones no gubernamentales y asociaciones caritativas de la ciudad.

Aunque algunos de los muebles que se subastan son de 1928, año en el que se inauguró el hotel llamado a ser el referente hotelero de la Exposición Iberoamericana de 1929, la mayoría de ellos son más modernos, aunque todos conservan un aire clásico o historicista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios