La Sareb desbloquea el futuro del solar de la Florida al pagar casi 200.000 euros

  • El 24 de noviembre expiraba el plazo para liquidar las tasas de la licencia de obra, por lo que se activaba el expediente de venta forzosa

  • Se construirá una promoción de 101 viviendas con garaje

El solar de la Florida, un símbolo de los efectos de la crisis inmobiliaria en Sevilla. El solar de la Florida, un símbolo de los efectos de la crisis inmobiliaria en Sevilla.

El solar de la Florida, un símbolo de los efectos de la crisis inmobiliaria en Sevilla. / juan carlos vázquez

Comentarios 3

Casi a última hora, cuando ya se daba por perdida la enésima oportunidad de que un solar dejara de serlo tras los años de crisis. La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) que tiene asignada la parcela de la Florida ha abonado los 191.660 euros correspondientes a la licencia de obras de construcción de 101 viviendas. De no haberlo hecho, a partir del 24 de noviembre se hubiera agotado el plazo y, en cumplimiento de la normativa vigente, se hubiera activado un expediente de venta forzosa del solar, una medida legal que no gusta a los constructores, pero que impera en la actualidad. La Sareb actúa en este caso por la vía de la promoción delegada, por lo que será otra empresa la que asuma un proyecto inmobiliario que incluye 194 plazas de aparcamiento, 112 trasteros y una superficie construida total (interior y exterior) de 22.835 metros cuadrados en planta baja y tres plantas de altura.

El Ayuntamiento ha negociado con la Sareb las condiciones en las que se encuentran los locales que son de su titularidad en Sevilla. De todos ellos, el de la Florida es el más importante por su ubicación y los años que su futuro lleva varado. Y por ser el símbolo más notorio de la crisis inmobiliaria.

El conocido como solar de la Florida es una de las superficies libres con mejor ubicación, a las puertas del casco antiguo y en una zona bien comunicada por los transportes público. Hasta la entrada en acción de la Sareb (coloquialmente conocida como el banco malo) era propiedad de Novaindes, que en 2014 entró en fase de liquidación con una losa de casi 240 millones de euros. Novaindes era una de las grandes firmas del sector en los años del boom de la construcción que ha dejado varados proyectos de importancia en zonas claves de la ciudad.

La parcela sólo conserva a duras penas la fachada de la edificación original. Urbanismo llegó a autorizar la construcción de cuatro plantas (baja, dos plantas y ático). El solar ha llegado a estar valorado en 122 millones de euros antes de la crisis. El banco malo lo adquirió en 61 millones en abril de 2015. El proyecto frustrado de Novaindes contemplaba la construcción de 84 viviendas de lujo, un gran local comercial y tres plantas subterráneas de aparcamientos. Hasta 70 particulares firmaron contratos de compraventa de viviendas y de garajes. Avanzaron cantidades cercanas a los 25.000 euros en varios casos y que se han tenido que constituir en una plataforma para defender sus derechos. Este solar, por todas estas condiciones, supone todo un ejemplo del estallido de la burbuja del ladrillo en Sevilla.

La Gerencia de Urbanismo aprobó en febrero de 2016 iniciar un expediente administrativo para incluir en el registro municipal de solares el terreno de más de cuatro mil metros cuadrados ubicado entre las calles la Florida, Luis Montoto y la avenida de Menéndez y Pelayo. Los técnicos de la Gerencia adoptaron esta decisión tras constatarse la condición de solar de la finca después de que el acuerdo de la comisión ejecutiva del 24 de septiembre de 2014 declarase caducada una licencia solicitada ocho años antes para edificar. El plazo de un año que establece la normativa municipal para comenzar las obras tras la concesión de la licencia se sobrepasó de largo. La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) solicitó acogerse a la moratoria de un año actualmente vigente para que los solares incluidos en el registro municipal den cumplimiento al deber de edificar. Con este acuerdo aprobado en el Pleno municipal el 27 de noviembre de 2015, el plazo de un año para cumplir con el deber de edificar se suspende hasta un año más tarde, fecha a partir de la cual comenzaría el plazo de otro año para proceder a la edificación de la parcela. La Sareb es la dueña de una finca que cuenta con más de cuatro mil metros cuadrados. Pasado este tiempo sin que se hubiera solicitado nueva licencia, se declararía el incumplimiento del deber de edificar, iniciándose el procedimiento para la venta forzosa del solar, lo que no ha ocurrido por el desembolso de la tasa correspondiente a la licencia de obra.

Urbanismo, mientras tanto, obligó en octubre al dueño de una de las bolsas de suelo más importantes del centro de la ciudad a invertir 25.215 euros para garantizar la seguridad y salubridad. Los trabajos consistieron en eliminar posibles riesgos de desprendimientos de elementos, macizado de huecos, limpieza y desbroce de terrenos. El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) cataloga esta finca con un nivel C, lo que implica la protección parcial de la misma en grado uno. Durante el mandato del popular Juan Ignacio Zoido se barajó la posibilidad de convertir el solar en un aparcamiento en superficie para los vecinos mientras los propietarios se decidían a comenzar las obras.

La Sareb es una entidad privada creada en 2012 para ayudar al saneamiento del sector financiero español, que se ha aliado con una decena de promotoras para desarrollar unas 1.100 viviendas en un total de 19 suelos de superficie edificable seleccionados de la cartera de activos del conocido como banco malo, que en Andalucía en concreto se centra en el desarrollo de cuatro suelos. En el caso de Sevilla , la Sareb se alió en principio con la promotora Mothinsa, una inmobiliaria familiar de origen murciano, pero recientemente ha habido cambios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios