Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Un duelo entre filosofías muy parecidas

El Betis aguarda a la Real con el propósito de que Heliópolis vuelva a escenificar otra fiesta

Nuevamente, cita con la fiesta que significa un partido del Betis. Otra vez, el Villamarín a reventar al conjuro de su equipo del alma, ese que anda trufando puertas grandes con sonrojantes espantás y al que su manijero está impregnando de una manera personalísima de ejercer el balompié. Jornada intersemanal que sería insólita para cualquiera menos para el bético, acostumbrado que está a tanto viernes y lunes como le toca.

Llega a Heliópolis la Real Sociedad, un equipo con parecida filosofía de fútbol y que ha corrido con premura a arreglar el descosido que sufre en la portería. Y en la memoria, el recital de desenfado y goles que ambos protagonizaron en la primera vuelta. Aquel empate a cuatro tan inusual en fútbol y que tanto contraría a los entrenadores fue, sin embargo, un vendaval de aire fresco para el espectador y el primer síntoma de que el sistema defensivo no lo dominaban.

Ahora viene la Real de ver cómo su portero le jugaba tan en contra que iba a impedirle pescar en las aguas de Mestalla. Y recibe un Betis que cantó bingo en la misma Valencia para empezar a soñar con metas tanto tiempo alejadas de él. Siete son los puntos que separan al Betis y a la Real y, además, llegan los vascos con aquella herida que la semana pasada le infligieron en Salzburgo y que no tuvo repercusión alguna para su buen partido del domingo en Mestalla.

Aguas, por cierto, incapaces de mover molino alguno. La realidad estalla esta atardecida en Heliópolis, para lo que se prevé como una nueva fiesta. Ganar es la aspiración de un Betis que anda sintiendo cómo el sol sale nuevamente en su vida. Prolongar tan fausta amanecida es el propósito de este Betis, por siempre Real Betis Balompié, que se mueve por los gozos de enamorar más y más a esa grey que nunca necesitó del éxito para corresponder sin ser correspondida.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios