Festival de Málaga. Cine en Español

Dani Rovira: "Lo más difícil a la hora de hacer esta película ha sido contenerme"

  • El actor malagueño inaugura la nueva edición del Festival de Málaga con 'Taxi a Gibraltar', una comedia con aires de 'western' y de 'road movie'

Dani Rovira, en su comparecencia ante los medios este viernes. Dani Rovira, en su comparecencia ante los medios este viernes.

Dani Rovira, en su comparecencia ante los medios este viernes. / Javier Albiñana (Málaga)

En su primera intervención, Dani Rovira dejó bien claras sus intenciones: "No se me ocurre nada mejor para inaugurar el Festival que esta película". Y apeló para ello al sentido de celebración, de jugar en casa, de "hervidero en la bombonera". Seguramente, y a tenor de la masiva atención mediática, la organización del Festival de Málaga coincide en el diagnóstico, por más que Taxi a Gibraltar, la película de Alejo Flah presentada en la Sección Oficial fuera de concurso en la jornada de apertura y protagonizada por el malagueño fuese recibida de manera cuanto menos discreta en el pase de prensa (con un notable porcentaje de público general reunido en la sala del Cine Albéniz) de este viernes. En cualquier caso, Rovira acudió acompañando del resto del reparto, Ingrid García-Jonsson, Joaquín Furriel, José Manuel Poga y María Hervás, así como del citado director, Alejo Flah; el guionista Fernando Navarro; y los productores Mercedes Gamero, Edmon Roch, Javier Ugarte, Cristóbal García y Gervasio Iglesias. Y animó el cotarro, que de eso se trataba, en un Festival cuya clausura también protagonizará de la mano de Los Japón, de Álvaro Díaz Lorenzo.

El equipo de 'Taxi a Gibraltar', al completo. El equipo de 'Taxi a Gibraltar', al completo.

El equipo de 'Taxi a Gibraltar', al completo. / Javier Albiñana (Málaga)

Taxi a Gibraltar es, tal y como explicó el propio Rovira, un filme difícil de encasillar en cuanto a género, "una rara avis que mezcla la comedia, el cine de acción, la road movie y el western". El argumento funciona como un dardo, directo y sin contemplaciones: un taxista a punto de ser padre y asfixiado por las deudas, una novia a la fuga y un ex presidiario argentino demasiado aferrado a las leyendas deciden plantarse en Gibraltar en busca de un cargamento de oro que presuntamente quedó olvidado en el Peñón tras la Segunda Guerra Mundial. Y, ciertamente, aunque la comedia y el empeño en hacer reír al espectador constituyen el principal motor de la película, conviven algunos elementos dramáticos bien conectados con el presente. Gran parte de la responsabilidad al respecto recae en el mismo Dani Rovira, que si bien invoca su faceta de cómico a mayor gusto del respetable, también construye su personaje a base de ira, frustración y mala leche, lo que ha supuesto para él un verdadero reto como actor: "Mi personaje vive en una doble olla a presión. Por una parte se pasa los días metido en un taxi y, por otra, se siente encerrado en un sistema que no funciona. Al hacer un personaje así no sabes por dónde va a salir. Lo más difícil para mí ha sido contenerme. Constantemente me entraban ganas de saltar, de hacerlo estallar todo. Y a veces ha sido complicado mantenerme en el límite". Eso sí, a pesar de la claustrofobia que implica rodar la mayor parte del tiempo dentro de un taxi, "lo hemos disfrutado todos muchísimo, y creo que eso se nota en la película".

Alejo Flah ya presentó en la edición de 2014 del Festival de Málaga su anterior película, Sexo fácil, películas tristes, y se mostró ayer feliz por la selección de Taxi a Gibraltar en la sección oficial, aunque sea fuera de concurso. El realizador definió su obra como una comedia "a la italiana que mezcla humor con emoción, desgracia y desesperación". La cinta, por cierto, llega en paralelo a las salas de cine. Y, como siempre, será el público soberano el que tenga la última palabra. Aunque resultaría difícil que la taquilla no respondiera al viaje con un balance positivo.    

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios