Andalucía Marín sugiere que Díaz retrasa el gasto de partidas con fines electorales

  • El lider de Ciudadanos sospecha que el Gobierno pretende utilizar la ejecución del presupuesto como campaña previa a unos comicios

Juan Marín responde a los periodistas en un acto en Córdoba. Juan Marín responde a los periodistas en un acto en Córdoba.

Juan Marín responde a los periodistas en un acto en Córdoba. / rafa alcaide / efe

Comentarios 1

Juan Marín revisa con mucha asiduidad el nivel de ejecución de los Presupuestos de la Junta. Cada año, cuando Ciudadanos se sienta con el Gobierno andaluz a negociar las cuentas, le exige que haya gastado lo que comprometió en el proyecto de ley. Si no están satisfechos, aseguran, no habrá más apoyo naranja. Este año, el portavoz andaluz de Ciudadanos no está muy contento con el nivel de ejecución de las cuentas. "Parece que los datos no son muy buenos" dijo ayer Marín en una visita a la localidad sevillana de El Viso del Alcor. Y tiene una teoría sobre este retraso en la ejecución. Según el dirigente naranja, el Ejecutivo socialista "puede tenerlo todo preparado para gastarlo en el segundo semestre con un objetivo que puede ser de carácter electoral".

El socio habitual de Susana Díaz duda de sus intenciones sobre el posible adelanto electoral que la presidenta de la Junta se afana en negar. Es cierto que parecía desactivado, pero el cambio de Gobierno y el varapalo de la paralización del nuevo modelo de financiación puede cambiar las cosas.

No hace tanto que la jefa del Ejecutivo hizo un gesto para mostrar su intención de agotar la legislatura y dejar las elecciones cerca del mes de marzo: le dijo a María Jesús Montero que comenzara los trámites para elaborar el Presupuesto de la Junta para 2019. Después, Pedro Sánchez se llevó a la ya ex consejera para hacerla Ministra de Hacienda y ahora es Antonio Ramírez de Arellano quien debe armar las cuentas del año próximo.

El nuevo consejero de Economía y Hacienda dijo el jueves en el Parlamento que los trámites para redactar el proyecto de ley de Presupuestos siguen su curso normal. Pero a Juan Marín no lo ha llamado aún. Al menos, eso aseguró ayer el líder de Ciudadanos, que otros años ya había tenido noticias de Montero por estas fechas. El líder de Ciudadanos animó a Arellano a mirar la hemeroteca porque, a su juicio, lo normal no es esperar a septiembre para negociar las cuentas. "No hay claridad en el Gobierno sobre si los presupuestos se van a presentar", añadió Marín.

"Qué mayor muestra de estabilidad hay para el futuro que negociar unas cuentas para el 2019", insistió el político gaditano antes de colocar a su partido como "garantía" de esa estabilidad. Para elaborar los Presupuestos, el Gobierno andaluz necesita conocer el techo de gasto, que debe aprobarse en este mes de julio. El Ejecutivo tiene que saber también cuál será el montante de las entregas a cuenta, que es el dinero que el Estado entrega a las regiones para poder hacer frente a sus competencias.

Marín espera que el presidente del Gobierno se lo comunique a la jefa del Ejecutivo andaluz en la reunión que ambos mantendrán el 23 de julio en el palacio de La Moncloa. Sin embargo, hay dudas de que María Jesús Montero vaya a ser capaz de aprobar un techo de gasto con un Gobierno socialista en minoría y la previsible negativa del PP.

Sin esos datos, reiteró Marín, "ni en octubre ni en noviembre podremos tener presupuestos en el Parlamento", como ha ocurrido en los últimos años. Entonces, Susana Díaz presumía de ser la primera región con cuentas aprobadas. Y su socio habitual cree que el cambio de estrategia está detrás de un adelanto electoral que, en el Gobierno, todo el mundo niega.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios