Economía

Airbus arremete duramente contra el Gobierno de Pedro Sánchez por el FCAS

Los líderes de los distintos países implicados en el proyecto junto a la maqueta del FCAS presentada recientemente en Le Bourget. Los líderes de los distintos países implicados en el proyecto junto a  la maqueta del FCAS presentada recientemente en Le Bourget.

Los líderes de los distintos países implicados en el proyecto junto a la maqueta del FCAS presentada recientemente en Le Bourget. / Efe (París)

Comentarios 5

La relación entre el Gobierno de España y Airbus pasa por uno de los momentos más tensos de su larga -y normalmente idílica- historia. El motivo es el Futuro Sistema de Combate Aéreo (FCAS, por sus siglas en inglés). El único gran programa europeo de defensa aérea que asoma por el horizonte de las próximas dos décadas, con un presupuesto total estimado de 200.000 millones de euros hasta la mitad del siglo.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha elegido a Indra para liderar el programa en España, dejando a Airbus un papel secundario. Una decisión inédita hasta la fecha que ha soliviantado a toda la cúpula de la multinacional aeronáutica.

Carta a los empleados

El propio presidente de Airbus España y máximo responsable de la división de aviones militares de Airbus Defence and Space, Alberto Gutiérrez, envió esta mañana una carta a los empleados de la compañía en la que evidencia el profundo malestar existente por la decisión tomada por el actual Gobierno en funciones de Pedro Sánchez. 

"Décadas de crecimiento e inversión de Airbus en la industria, la tecnología y la cadena de suministro españolas, se verán socavadas por esta decisión. Sin embargo, Airbus continúa representando y apoyando los mejores intereses de España hoy y en el futuro", asegura Gutiérrez.

En la misiva, el directivo insiste en los esfuerzos realizados por la compañía por demostrarle a los responsables gubernamentales del programa en España de que "sólo Airbus tiene la escala, las capacidades y la experiencia para representar de mejor manera los intereses industriales de España y trabajar en igualdad de condiciones con los Coordinadores Nacionales franceses y alemanes, y esta decisión puede afectar a la influencia industrial y participación de España en el programa aeroespacial y de defensa más grande de la historia de Europa".

Por todo ello, el presidente de Airbus España indica: "Lamentamos que, a pesar de nuestro probado historial, no hayamos sido capaces de mantener la confianza del Ministerio de Defensa para gestionar dicho programa en el mejor interés de España. Hasta el momento, no se nos facilitado ningún razonamiento ni criterio seguido para tomar esa decisión".

Pero donde mejor se ejemplifica la ruptura entre Airbus y el actual Gobierno es en esta sentencia: «Esta decisión muestra que España ya no considera a Airbus como el líder para su participación en programas de colaboración europea».

Cifras del proyecto

Precisamente, el último Consejo de Ministros aprobó la reserva de 110 millones de euros para financiar la participación de la industria española en el FCAS en el periodo 2019-2022. 

El nuevo caza europeo estuvo impulsado en su origen por Francia y Alemania, de la mano de Dassault Aviation y la propia Airbus. Tras muchas negociaciones y dudas, España acordó subirse al proyecto en igualdad de condiciones a principios del presente año y rubricó esta intención en el pasado Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de París-Le Bourget 

El FCAS está pensado para sustituir a los cazas Rafale y los Eurofighter y procurar a la Unión Europea de un aeronave de combate que garantice su defensa aérea en las próximas décadas. 

Empleo en España y Andalucía

Hay que tener en cuenta que actualmente, la multinacional europea, en cuyo origen España tuvo un papel destacado, emplea a más de 12.000 personas en toda España. En Andalucía, cuenta con plantas en Cádiz -Puerto Real y El Puerto- y Sevilla, donde se ubica el único centro de ensamblaje final de la compañía en territorio nacional.

Además, el que es actualmente el principal programa de aviación militar, el A400M, se ensambla en las instalaciones sevillanas de San Pablo. Es uno de los puntales por el que el sector aeronáutico es desde años uno de los principales motores de la economía andaluza, tanto en facturación y exportación como en creación de empleo de calidad.

Un centro donde el Futuro Sistema de Combate Aéreo es motivo de muchas esperanzas en forma de futura carga de trabajo que garantice los puestos de trabajo. Esperanzas que la carta recibida ayer por los empleados rebajó de forma notable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios