Ciclo 'Pop CAAC'

Nathy Peluso lleva este miércoles a la Cartuja el sonido del momento

  • La cantante argentina afincada en Madrid, (pen)última sensación de las músicas urbanas, llega al ciclo con nuevo EP, 'La sandunguera'

La cantante argentina Nathy Peluso. La cantante argentina Nathy Peluso.

La cantante argentina Nathy Peluso. / D. S.

Turno para la música rabiosamente urbana –para decirlo con estricto respeto al tópico– en la jornada de este miércoles del ciclo Pop CAAC. La argentina Nathy Peluso, afincada y –casi– nacida artísticamente en Madrid, (pen)última sensación del ajetreado mercado de tendencias estético-sonoras, llega al Monasterio de la Cartuja con La sandunguera, epé que publicó el pasado mes de marzo, como el último de sus argumentos hasta la fecha para sumarse al nutrido grupo de jóvenes artistas –en su caso, 23 años– que con un pie en el rap y otro en el trap (mutación millennial de la misma cosa, en el fondo) y mucha actitud y mucho verbo deslenguado –recurriendo de nuevo a los clichés imperantes– están difuminando las fronteras del género, ya cada vez más cerca de ejercer de nuevo mainstream que de los rincones del underground en los que surgió tal sonido.

Nathy Peluso ha afirmado en alguna ocasión que pretende alumbrar "una nueva vanguardia musical", aunque el asunto en realidad va, más bien, de poner en marcha una eficaz y engrasada coctelera de rap de beats electrónicos en la que, mezclados y bien agitados, conviven ecos de swing, jazz, bossa nova e incluso salsa. El peculiar fraseo de la argentina, a veces perezoso y casi descuajeringado (con mucho encanto), a veces con enrabietadas inflexiones soul de la recentísima escuela amywinehousenesca, aporta el toque tal vez más personal y distintivo a una propuesta que, por lo demás, viene arropada por un sentido teatral de la puesta en escena y, cómo no, especiada con las correspondientes dosis de chulería empoderada, torridez y todo el hedonismo sensorial que se le presupone a ese constructo que es lo latino.

A esta fórmula llegó Peluso después de coquetear con varios géneros –ella se crió, dice, escuchando a Ray Charles, Caetano Veloso y Atahualpa Yupanqui– y de empezar a subir, siendo todavía adolescente, vídeos a Youtube con sus propias versiones de sus canciones favoritas. Más tarde llegaría la música negra, el rap, Notorious Big, Lauryn Hill, Erikah Badhu o la citada y malograda Winehouse, influencias que también ha reconocido como fundamentales. Las entradas para este concierto, así como para las de la siguiente cita del ciclo en el CAAC, este próximo viernes a cargo de Rodrigo Cuevas, están disponibles en Entradium.com.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios