Provincia

Los 106 municipios de Sevilla cuentan ya con plan de emergencia propio

  • Tras sumarse el Palmar de Troya, el último en lograr la homologación, todas las localidades de la provincia están en condiciones de prevenir situaciones de riesgo y actuar ante siniestros

El delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez, con responsables de El Palmar de Troya y miembros de Protección Civil. El delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez, con responsables de El Palmar de Troya y miembros de Protección Civil.

El delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez, con responsables de El Palmar de Troya y miembros de Protección Civil. / R.P.

Los 106 municipios de la provincia de Sevilla cuentan ya con su propio Plan de Emergencia Municipal para prevenir situaciones de riesgo y actuar ante posibles siniestros, tras la reciente homologación de El Palmar de Troya por la Comisión Permanente de Protección Civil, celebrada el 10 de diciembre.

El primer municipio sevillano en obtener la homologación fue Écija en marzo de 1995

La aprobación del documento del Plan de El Palmar de Troya logra completar, de este modo, una cobertura de mayor seguridad al cien por cien de la población de la provincia, según declaró ayer el delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez.

La Junta y el Ayuntamiento de El Palmar de Troya han conseguido dotar al municipio de este nuevo instrumento de seguridad al decretarse el 2 de octubre de 2018 su creación como municipio por segregación del término municipal de Utrera, tras una prolongada experiencia de autogobierno como Entidad Local Autónoma desde 2003.

En un comunicado, la Junta detalla que el nuevo plan garantiza la seguridad a una localidad de más de 2.300 habitantes sobre una superficie de 33,16 kilómetros cuadrados, separado de 14 kilómetros por carretera del núcleo de Utrera.

La Ley 5/2010 de 11 de junio de Autonomía Local de Andalucía establece en su artículo 14 la obligación para todos los municipios andaluces de disponer de Plan de Emergencia Municipal y de una estructura de Protección Civil, al tiempo que la Junta de Andalucía presta asistencia técnica al municipio sobre estudios y planes que tienen que desarrollar.

Así, la provincia dispone, tras la última homologación, de 106 localidades con Plan de Emergencia Municipal que ofrecen cobertura de seguridad y protección al cien por cien de la población, y se consolida de nuevo como una de las provincias andaluzas pioneras en obtener la totalidad de los planes.

Un poco de historia

El primer municipio sevillano en obtener la homologación fue Écija en marzo de 1995. Luego obtuvieron la acreditación en diciembre de 2015 Albaida del Aljarafe, Carrión de los Céspedes, Castilleja del Campo, El Castillo de las Guardas, Isla Mayor, Lantejuela, Marinaleda, Martín de la Jara y El Rubio.

El teléfono de emergencias 112 será el eslabón de unión de los planes territoriales locales con los de la comunidad autónoma y a través de este servicio se canalizarán todas las urgencias o emergencias que puedan darse en el municipio.

El delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla ha subrayado el compromiso del Gobierno andaluz, así como la importancia de la colaboración entre todas las administraciones, “para seguir avanzando en la planificación de emergencias como forma esencial para profundizar en la protección de la ciudadanía, los bienes y el medio ambiente”. 

Ricardo Sánchez también ha destacado que los planes de emergencia son “un elemento de seguridad para la ciudadanía ya que, además de abordar los riesgos asociados a cada municipio, establecen las medidas y tareas a desarrollar por cada organismo y para cada situación de emergencia”.

“Los planes de emergencia municipal son un documento fundamental para trabajar de forma coordinada con las disintas administraciones de forma eficaz, eficiente y rápida en la respuesta de todos los agentes implicados”, ha afirmado Sánchez.

Los Planes de Emergencia son un instrumento que permite analizar los riesgos y establecer una hoja de ruta para prevenirlos, además de vertebrar las medidas de coordinación y respuesta en caso necesario.

Las situaciones de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública suelen tener su fase inicial en el ámbito local y el municipio constituye, por tanto, el núcleo de la primera respuesta para paliar el daño lo antes posible. Estos documentos han de prever adecuados procedimientos de interconexión que garanticen la eficacia de las medidas previstas y una adecuada cobertura a la población, a los bienes en general y al medio ambiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios