Sevilla

La Hispalense pasa página

  • Tras el fracaso de la iniciativa de la elección del rector por sufragio universal, la Universidad de Sevilla debate acompasar los mandatos del rector y del Claustro

El Claustro de la Universidad de Sevilla ha pasado página. Después de que la propuesta a favor de la elección del rector por sufragio universal fuera tumbada en las urnas la pasada primavera, los claustrales tienen ahora que decidir si reformar o no el apartado del estatuto de la Universidad correspondiente a los mandatos del Claustro y del rector para que ambos estén acompasados.

Ayer, algunos profesores aún se negaban a olvidar su lucha a favor del sufragio universal, pero el tono de su discurso estaba bastante alejado de los duros y tensos debates celebrados durante los primeros meses del mandato del rector, Miguel Ángel Castro. En la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales ayer hubo quórum, en casi todo.

Ningún claustral expresó públicamente su rechazo a una reforma estatutaria para que los mandados del Claustro y del rector coincidan en el tiempo. De este modo, el máximo responsable de la Universidad de Sevilla podrá gobernar junto al Claustro que lo ha elegido, algo que no ocurre ahora, ya que este órgano se disuelve antes de que acabe el mandato del rector. Esta iniciativa fue presentada en octubre y firmada por 160 claustrales.

El único punto discordante es qué ocurre cuándo el rector dimite o se produce una vacante del puesto. En el proyecto de reforma del estatuto que ayer defendió Miguel Ángel Castro se propone disolver inmediatamente el Claustro en caso de cese del máximo responsable de la institución académica y la convocarían de nuevas elecciones tanto al Claustro como, posteriormente, a rector.

El profesor Víctor Moreno, en representación de Adius (Asociación de Personal Docente e Investigador de la Universidad de Sevilla), presentó una enmienda a este proyecto. Moreno defendió la continuidad del mandato del Claustro en caso de dimisión o vacante del cargo de rector. El órgano elegiría un nuevo responsable, pero su mandato concluiría al mismo tiempo que el del Claustro. Este sistema disminuiría el poder del rector sobre el órgano que lo elige. En ambos casos, el acompasamiento pleno de ambos mandatos se produciría en 2020 tras un periodo de transición.

La votación de la enmienda al proyecto será el lunes. Para que la iniciativa sea aprobada, necesita cosechar una mayoría absoluta de hecho, es decir, 135 votos a favor. Por otro lado, el Proyecto de Reforma del Estatuto de la Universidad de Sevilla se votará el próximo 22 de diciembre y el voto anticipado se podrá ejercer los días 20 y 21 de diciembre.

Antes de este debate, el Claustro de la Hispalense celebró una primera sesión para la presentación del profesor Fernando Álvarez-Ossorio como candidato a ocupar la Defensoría Universitaria.

Todos los claustrales que intervinieron tras la presentación elogiaron al antiguo líder del Partido Andalucista y destacaron su labor como "docente excepcional".

El profesor Álvarez-Ossorio es un reputado constitucionalista especializado en la protección de los derechos y libertades fundamentales, con amplia experiencia en gestión universitaria y con un "demostrado compromiso social".

Álvarez-Ossorio fue uno de los nombres que se barajó como Defensor del Ciudadano, cargo que finalmente ha ocupado la profesora Rosa Muñoz, defensora universitaria de la Hispalense hasta este mes de diciembre, y que ahora el andalucista pretende sustituir.

Durante su intervención, el profesor titular de Derecho Constitucional tuvo palabras de recuerdo para el primer defensor universitario, el profesor Ignacio Ugalde, que falleció este año. El candidato resaltó que Ugalde fue el encargado de constituir la Defensoría y la profesora Muñoz la consolidó. "Sólo me queda mantener el alto listón que han dejado mis antecesores", comentó. La votación se celebrará el 22 de diciembre. Álvarez-Ossorio necesitará mayoría absoluta para acceder finalmente al cargo de defensor universitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios