Sevilla

Sabotaje a un coche de alquiler en la puerta del hotel Macarena

  • Un vehículo con licencia VTC sufre tres pinchazos en la rueda delantera izquierda mientras el conductor esperaba a un cliente.

El coche con la rueda pinchada. El coche con la rueda pinchada.

El coche con la rueda pinchada. / M.G.

Comentarios 7

Los sabotajes a los coches con licencia VTC, la que se otorgan a los vehículos de alquiler con conductor, ya no sólo se están registrando en el aeropuerto de San Pablo, donde en los últimos días la situación está más tranquila que en las semanas anteriores. Estos incidentes se han trasladado ya a la ciudad, como prueban los pinchazos sufridos por un vehículo de este tipo el pasado fin de semana en la puerta del hotel Macarena.

Los hechos ocurrieron a las cinco menos cuarto de la madrugada del sábado 21 de enero. El conductor del coche se ausentó durante unos minutos para recoger al cliente, concertado previamente, y esperarlo en el vestíbulo del hotel. Según consta en la denuncia presentada por el conductor ante la Policía Nacional, dejó el vehículo aparcado en la puerta del hotel, a pocos metros de la parada de taxis.

El trabajador llevó al cliente a su destino, que era el aeropuerto de San Pablo, y durante el trayecto le saltó el avisador electrónico de pérdida de presión de la rueda delantera izquierda. Cuando llegó al taller, el mecánico le indicó que el neumático tenía tres cortes realizados con un objeto punzante. En la denuncia, la víctima de este sabotaje quiso dejar constancia de que "no tiene la menor duda de que los daños intencionados (...) guardan relación con el conflicto entre el gremio del taxi y el servicio VTC".

El coche pertenece a una empresa que ha sufrido numerosos pinchazos y ataques, casi todos ellos en el aeropuerto de San Pablo, algunas veces dentro de los aparcamientos de la terminal. En una de las últimas ocasiones, un grupo de personas lanzó huevos y pateó un vehículo de esta compañía, con el conductor dentro, mientras esperaba en la cola para acceder a uno de los aparcamientos del aeropuerto.

Afortunadamente, la empresa tiene activados los sensores de presión, lo que ha permitido que el conductor se percatara rápidamente del pinchazo, sin sufrir ningún accidente. La compañía ha tenido que cambiar este neumático y también el delantero derecho al estar éste más gastado que el nuevo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios