Sevilla

El fiscal basa su acusación contra el juez Serrano en un 'e-mail'

  • Le pide 10 años de inhabilitación por cambiar la custodia de un niño para salir en una cofradía

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que ha solicitado que se inhabilite durante diez años al juez de Sevilla Francisco Serrano por modificar el turno de custodia de un niño de 11 años para que saliera en una cofradía de Sevilla, entiende que el magistrado tomó esta decisión sin escuchar a las partes y basándose para ello en un supuesto correo electrónico que habría enviado la madre al padre poniendo "obstáculos" a la salida del menor como paje en la cofradía.

Según relata el fiscal en su escrito de acusación, consultado por Europa Press, en enero de 2010 el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 4 dictó un auto en el que acordaba que el menor permaneciera con su padre desde el Viernes de Dolores hasta el Miércoles Santo, mientras que desde esa jornada al Domingo de Resurrección pasaría a estar con la madre. Recuerda que, en 2009, el menor realizó la salida procesional "hallándose conformes ambos progenitores, y sin ningún tipo de dificultades ni incidencias".

Tras ello, indica que el Viernes de Dolores de 2010, "y al parecer como respuesta a una solicitud efectuada por vía telefónica", la abogada de la madre dirigió un correo electrónico al letrado del padre "en el que se exige al padre que se le informe exacta, documental, formal y expresamente de una serie de datos relacionados con la salida procesional de su hijo en la Hermandad del Silencio", un e-mail "que fue interpretado por el padre como indicativo de las dificultades que la madre va a poner a la salida procesional del menor, cuando no como negativa a la misma", por lo que "fue contestado en términos explicativos y un tanto irónicos mediante otro e-mail" remitido el Lunes Santo.

En esta situación, y como el padre del menor "viera a su hijo preocupado porque su madre pudiese poner trabas para salir en la procesión, lo comentó con su letrado". Así, en la mañana del Martes Santo se personó en el Juzgado del magistrado imputado el menor con su abuelo y un abogado "con la intención de solicitar una medida de protección que garantizase el deseo del menor de salir en una procesión, solicitando igualmente que el nieto fuera oído por el juez, presentando un escrito con dicha solicitud".

El letrado entró en el despacho del juez y le informó del problema existente, "lo que condujo al imputado a la decisión de adoptar una medida cautelar para impedir que el deseo del niño se viera frustrado ".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios