Movilizaciones

Los trabajadores del Metro de Sevilla convocan huelga indefinida para Semana Santa

  • La medida empezaría el sábado de Pasión y pone fin al “paréntesis” acordado el pasado 22 de enero

  • La concesionaria se queja de que la plantilla exige una subida salarial de hasta el 10%

El Metro de Sevilla El Metro de Sevilla

El Metro de Sevilla / Juan Carlos Muñoz

Huelga desde el 13 de abril. Justo en el arranque de la Semana Santa. La plantilla de la sociedad Metro de Sevilla, participada mayoritariamente por la corporación Globalvía y en un 11,76% por la Junta de Andalucía, ha acordado en la asamblea celebrada este jueves y dividida en dos turnos convocar una huelga indefinida desde el 13 de abril, sábado de Pasión, para demandar mejoras en el nuevo convenio colectivo que está actualmente en negociación.

En concreto, de los 170 trabajadores llamados a votar, han ejercido su derecho al voto 100 de ellos, 98 a favor de celebrar huelga indefinida desde el 13 de abril, ninguno en contra y dos abstencionistas, según informó Iván Román, miembro del comité de empresa, explicando que a partir de ahora la representación de la plantilla formalizará la correspondiente convocatoria de huelga ante las autoridades laborales.

Todo ello, después de que entre noviembre y enero la plantilla protagonizase numerosas jornadas de paros parciales, en demanda de mejor cobertura de las bajas, excedencias y reducciones de jornada, extremo que la dirección de la empresa reclamaba canalizar mediante la negociación del nuevo convenio colectivo, pues el anterior texto expiró el pasado 31 de diciembre.

Según el comité de empresa, presidido por el Sindicato Independiente de Trabajadores del Transporte (SITT), la última propuesta de la dirección de la empresa para el nuevo convenio colectivo apenas contendría mejoras "palpables", más allá de un incremento en las productividades, que pasarían de mil euros anuales a 2.000 en el plazo de cuatro años pero sujeto a un límite en el número de ausencias. Todo ello, según el comité de empresa, después de que la sociedad gestora del Metro cerrase 2018 con beneficios por más de 18,3 millones de euros, según la información de la empresa.

Aquel conflicto se saldó con un acuerdo alcanzado el pasado 22 de enero en el seno de la plantilla del Metro, para realizar un "paréntesis" en las movilizaciones aunque sin desconvocarlas, para comenzar a negociar el nuevo convenio colectivo como reclamaba la dirección, extremo iniciado a partir de comienzos de febrero y que ha derivado en la actual situación.

En ese sentido, la dirección del Metro ha avisado de que en la última reunión relativa a la negociación del convenio colectivo "el comité de empresa planteó un giro inesperado al exigir un requisito para evitar el conflicto en Semana Santa".

Según la empresa, los representantes de la plantilla reclamaron en concreto "un incremento salarial del 10% y continuar después negociando otros aspectos, cuando aún ninguna de las partes había planteado una propuesta definitiva, ni se había producido una situación de bloqueo".

"Teniendo en cuenta el poco tiempo transcurrido desde que se inició la negociación, los avances obtenidos en las reuniones mantenidas hasta la fecha, así como el alcance de los aspectos que se están evaluando, resulta muy desproporcionada la medida adoptada de convocar una huelga y dar por rotas las negociaciones con el único motivo de hacerla coincidir con las fiestas primaverales. No es el mejor modo de acercar posturas, sino un intento de imponer voluntades acudiendo a medidas forzadas y no justificadas", avisa la dirección del Metro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios