Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Los invisibles

"Le preparé a Suárez su última rueda de prensa, la de los golpes de pecho"

  • De San Bernardo al 'rockódromo', de Bueno Monreal a Tierno Galván. Experto en maratones radiofónicas, dejó a rockeros y políticos por las clases y las pymes.

COMO técnico de sonido, empezó con Las Grecas. Como jefe de prensa, acabó con Adolfo Suárez. Fernando Segundo Moya (Sevilla, 1952) se hizo profesional en Madrid, donde el guerrismo, credo de adictos a otro sevillano de San Bernardo, su barrio, puso fin a su brillante carrera.

-¿En qué entorno crece?

-Mi padre era maestro republicano. Mi abuelo, don Antonio Moya, viene a dirigir la famosa Escuela de San Bernardo con los criterios de la Institución Libre de Enseñanza en un aula que ahora es un centro de okupas.

-De hijo del republicano a portavoz de políticos conservadores..

-Yo fui militante antifranquista, viví la gestación de la Junta Democrática en Madrid. Cada vez que detenía a un estudiante, el comisario Conesa, el torturador de la DGS conocido como Billy el Niño, siempre preguntaba por el rubio sevillano.

-¿Su movida fue madrileña?

-De escuela y formación sí. Allí pongo en marcha el programa Tiempo de Universidad, en Radio Nacional de España. Monté tres ediciones de las 24 horas de Música por la Fiesta del Estudiante. Por allí pasaron Los Secretos, Radio Futura, Joaquín Sabina. Entre grupo y grupo, intervenían personas relevantes del mundo académico, político y social. En ese contexto es donde Tierno Galván dice aquello de que "el que no esté colocado, que se coloque y al loro".

-¿Por qué dejó el oficio?

-En la fase pura y dura del guerrismo, llega a Radio Televisión Española Calviño. Circuló por los pasillos que había dicho Segundos Fuera porque nos echa a Balbín, a Segundo López y a mí. Por negarnos a aceptar una corruptela. Abandono la profesión y me dedico a la música, porque había hecho técnico de sonido.

-¿Con la música a otra parte?

-Fui técnico de sonido de Massiel, de Emilio José, de Radio Futura, de Alberto Pérez. Empecé con las Grecas. Con experiencias tan insoportables como Pimpinela o tan caóticas como grabarle a Rosa Morena con un batallón de soldados. Y tan gratificantes como dar con tan buenos profesionales como Dyango o Moris, el rockero argentino que cantaba lo de Zapatos de gamuza azul.

-¿Quién le llama para la política?

-Fernando Castedo, el mejor director general que tuve en RTVE. Me llama para llevar la comunicación del CDS. No hubo un partido con idéntico capital humano. Allí estaban Agustín Rodríguez Sahagún, Eduardo Punset, Federico Mayor Zaragoza, Jaime García Añoveros, Ramón Tamames, Rafael Arias Salgado. Un capital que se dilapida cuando Suárez, en gracia que le reía José Ramón Caso, hace de paraguas del PSOE, lo que significa su muerte política y la de su partido. Yo le preparé a Suárez su última rueda de prensa, la de los golpes de pecho.

-¿Suárez ya no era el hombre del saco de los andaluces?

-Con el CDS esa imagen negativa pasó a la historia. Era increíble el encanto que despertaba.

-¿Cuándo vuelve a Sevilla?

-En la Expo. Una experiencia muy negativa. Habría sido el espectáculo de mayor difusión. Un programa de 24 horas de televisión a 48 países, todos apalabrados, cada uno con un artista de referencia. Estados Unidos tenía a Michael Jackson y España negociaba con Mecano. En el equipo estaban José Antonio Muñoz, la voz de Aguaviva en Qué cantan los poetas andaluces, y un ayudante de producción de Spielberg.

-¿Qué le quedó de su abuelo, el maestro republicano?

-La capacidad de transmitir. Llevamos ocho años con Aula Abierta, una experiencia con estudiantes de la Facultad que se emite en más de cien emisoras municipales de Andalucía. Ya han pasado más de 200 estudiantes.

-¿En qué afán anda ahora?

-Me llamó el ingeniero Manuel García Pizarro y estoy centrado en el asentamiento productivo de parques empresariales y conjuntos industriales pymes.

-¿Eso es música o política?

-Suena bien y transforma la sociedad. Se trata de traer recursos exógenos a partir de los endógenos. Con fondos Feder. Ya lo hemos hecho en más de cincuenta municipios andaluces.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios