iratxe garcía eurodiputada

"Las mujeres tenemos que estar donde se toman las decisiones que nos afectan"

  • La política socialista fue quien contestó al europarlamentario polaco Korwin-Mikke cuando avaló, durante un debate en Bruselas a principios de mes, la existencia de la brecha salarial

La eurodiputada socialista Iratxe García. La eurodiputada socialista Iratxe García.

La eurodiputada socialista Iratxe García. / Fred Marvaux

"Estoy aquí para defender a las mujeres europeas de hombres como usted". La frase es de Iratxe García y el destinatario era el eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikke, que durante un debate en Bruselas defendió la brecha salarial de género porque las mujeres son "más débiles, más pequeñas y menos inteligentes". No es la primera vez que la política socialista española se encuentra con actitudes similares. Recuerda que, en una ocasión, una colega de la Eurocámara aludió a "estudios científicos" para defender que, en los primeros años de vida, los niños deben pasar todo el tiempo posible con su madre. "Me dijo que si dejaban a los niños al cuidado de los padres, ellos se ponían a leer el periódico", recuerda García, que lleva en Bruselas desde 2004.

-¿El Parlamento Europeo es un lugar machista?

-Estamos en una sociedad desigual y hay comportamientos machistas en todos los espacios de nuestras vidas. Aquí también, pero no porque sea un espacio machista en sí, sino porque forma parte de una sociedad que sí lo es.

-¿Ha habido cambios en los últimos quince años?

-Hay una conciencia sobre la necesidad de avanzar en políticas de igualdad. Estas reivindicaciones se escuchan en el Parlamento desde la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género, de la que formo parte. Me gustaría haber avanzado más, pero no se puede negar la evidencia. Sí es cierto que en los últimos años estamos viviendo un estancamiento en las políticas de bienestar que afectan a la igualdad. Y también en materia de leyes. El parón legislativo europeo ha afectado a las iniciativas que buscan a la igualdad entre hombres y mujeres.

-¿Sería posible una vuelta atrás en estas políticas?

-Siempre. Los derechos conquistados hay que trabajarlos para consolidarlos. Ha ocurrido en materia de salud sexual y reproductiva. El Gobierno español intentó hacer una modificación regresiva y muchas mujeres europeas salieron a la calle en una muestra de solidaridad y para evitar un retroceso.

-Uno de los temas que más preocupan al Parlamento Europeo es la diferencia a nivel económico de hombres y mujeres. ¿Qué se puede hacer desde Bruselas al respecto?

-La brecha salarial en Europa es del 16% y en las pensiones crece hasta el 40%. Hay que avanzar legislando en materia de igualdad salarial para crear mercados justos e igualitarios. Nosotros planteamos cuantificar el objetivo de reducción de la brecha salarial. No puede ser que cada año nos contentemos con unas décimas. Pongamos, por ejemplo, un 2% anual en cada país y asociemos eso a medidas sancionadoras para los empleadores que no cumplan con las normas existentes.

-¿No se cumple la legislación?

-No siempre. Se camuflan las situaciones. Hay empresas donde las tareas de limpieza las realiza una mujer con esa categoría y un hombre hace el mismo trabajo con contrato de mantenimiento, que es otra categoría con mayor sueldo. Para paliarlo, hay que impulsar la inspección laboral.

-Pero eso depende de cada país.

-Claro. La Comisión hace planes para reforzar políticas, pero está en manos de los estados y todavía hay quien defiende que las mujeres tienen menos derechos.

-¿Cómo ve a España?

-Hemos evolucionado considerablemente. El Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero fue un hito en la historia de la igualdad en Europa. Se pusieron en marcha la Ley contra la Violencia de Género y la de Igualdad, que son referentes de legislación en muchos países. A día de hoy nos las siguen pidiendo porque puede servir de ejemplo. Hemos pasado de ser un país con niveles medios de desarrollo social y económico en la Unión Europea a ser referencia en materia de igualdad. Es muy positivo.

-¿Pero hay puntos negros?

-Las políticas de recortes y austeridad han influido mucho. Se ha producido un estancamiento. Las leyes son un instrumento, pero tiene que haber voluntad política para aplicarla y dotarla de medios económicos. Por eso estamos pidiendo un pacto contra la violencia de género en nuestro país. Ha habido recortes en los servicios para las víctimas y necesitamos más medios.

-¿Hay pocas mujeres en los puestos donde se toman ese tipo de decisiones?

-En el Parlamento Europeo somos un 32% de mujeres, pero somos conscientes de que se ha aumentado en los últimos años gracias a países como España, que han implantado listas paritarias. Las mujeres tenemos que estar al mismo nivel que los hombres donde se toman decisiones que nos afectan: en lo político, en lo económico y en lo social. Avanzamos en política, pero quedan otros hitos, como en los consejos de administración. Tenemos una propuesta de directiva europea al respecto, pero lleva tres años bloqueada en el Consejo Europeo, es decir, por los gobiernos nacionales. Eso nos debe hacer reflexionar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios