maría león. 'allí abajo'

"Yo intento sacar comedia de cada palabra, de cada frase"

  • La comedia de Antena 3 pasa a la noche de los martes con la boda de los dos protagonistas La actriz sevillana piropea la profesionalidad de su madre, Carmina Barrios

Allí abajo cambia de noche y desde hoy pasa a los martes, coincidiendo con los planes de boda de Iñaki y de Carmen (María León). La actriz sevillana, a sus 31 años, se encuentra en su mejor momento, respaldado por esta serie de Antena 3. En Neox, por cierto, durante toda la tarde se ofrece un maratón de la segunda temporada, para que se pongan al día aquellos que no han podido seguir lo nuevo de la Clínica Híspalis, ficticio entorno de la serie.

-En el episodio de hoy Carmen se enfrenta al problema de no desairar a su padre.

-Y yo no puedo desairar en la vida real a Pepo Oliva. Estoy enamorado de él: además de ser un gran actor es una gran persona. Se adaptó de inmediato a la serie. Ha venido como el primero con propuestas, con ideas.

-¿Llegarán a un acuerdo Iñaki con su 'padre', Antonio?

-Van a tener que tolerarse. Carmen ama su padre, como buena andaluza, pero después hará lo que le dé la gana, como veremos hoy. Ella defiende a su amor y también defiende a su padre.

-En la ficción es un padre gaditano, así que Carmen se ha descubierto que es gaditana.

-Qué orgullo más grande, Dios mío, hacer de una gaditana en Allí abajo. Estoy más contenta aún con mi personaje.

-¿Agrega frases de su cosecha para que Carmen sea más reconocible como andaluza?

-Yo intento cambiar muchas expresiones, amoldarlas al mundo real. Para eso estoy yo, amoldo los guiones al carácter de Carmen, pero hay veces que no es cuestión de plasmar la realidad y hay que exagerar. Yo intento sacar comedia de cada palabra, de cada frase.

-Cuando ahora en Atreseries se repone 'La tira' y se ve ¿se identifica con la joven que aparece en esos gags?

-Por supuesto, me reflejo, reconozco mi trayectoria. Ahora me veo más suelta en algunas cosas, he mejorado en otras. Es el resultado del tiempo.

-¿Se imaginó algún día trabajar con su madre en una serie?

-A mí me maravilla de mi madre lo valiente que es. Disfruta todos los días y aprende como la primera.

-¿Ha cambiado su relación con ella y con su hermano? ¿Son ahora más exigentes entre ustedes?

-De puertas para adentro somos como siempre y sabemos que detrás del éxito de cada uno hay mucho esfuerzo y sacrificio. Yo no soy de criticar, pero no nos mentimos. Si me preguntan, nos decimos las cosas como pensamos. Me gusta que mi hermano sea sincero conmigo. Nos aconsejamos muchos y queremos lo mejor para el otro.

-¿Cómo acepta las críticas Carmina Barrios?

-Mi madre acepta muy bien las críticas y los consejos. Soy la primera sorprendida: es muy profesional, se aprende el texto, las indicaciones del director. Pero lo más importante es que lo hace con generosidad, con alegría. Se ha profesionalizado de una manera asombrosa y además es una mujer con magia. Como esa manzana que tiene brillo pero que no la ha manoseado nadie para que llegue así de brillante al mercado.

-¿Se siente cansada con toda esta buena racha?

-Cansado está mi primo Miguel Ángel, que lleva 50 años trabajando sin parar. Es difícil mantenerse y yo estoy muy contenta de estar ahí, seguir, y poder demostrarlo. Hay tantos actores en su casa que no trabajan que yo no tengo derecho a cansarme. Ni a sentirme quemada, por supuesto.

-En 'Allí abajo' confluyen actores veteranos con nuevos valores andaluces.

-Yo destacaría a Eloína Martos, es una gran actriz cómica, tiene fuerza. Es de las que llega pisando fuerte, poniéndose en tetas en la primera escena que tenía en esta serie.

-¿Se cumple también aquí el tópico de que todo el equipo "es una familia"?

-Cuando se tratan de tantas horas de trabajo, con un vínculo tan estrecho, si el equipo no hace buenas migas todo puede acabar en desastre. Entre todos hay muy buena relación y por eso hay que hacer buena cuadrilla. Son muchas horas de grabación. Los más jóvenes tienen que alimentarse de los buenos actores que tenemos a nuestro lado. En Allí abajo tenemos auténticos 'animalacos', como de Mariano Peña, Maribel Salas, Santi Ugalde, Maripaz Sayago...

-¿Qué tal con Ane Gabarain, su 'suegra'?

-Es otra actriz excepcional. Maritxu, la suegra ficticia, es una mujer con carácter, pero creo que va a conseguir ser algo amiga de Carmen y darse la mano. Pero Maritxu es madre y vasca... así que va a intentar siempre mandar.

-¿Cómo fue el rodaje en San Sebastián en el primer capítulo de esta temporada?

-Me encanta San Sebastián. Tengo una conexión fuerte allí. Rodar en Sevilla es cómodo, es una ciudad de cine, pero a mí no me importaría rodar toda la serie en San Sebastián. Con la tamborrada viví una experiencia maravillosa. A las seis de la mañana ya estábamos grabando la escena y los vecinos no dijeron ni pío. Me sentí orgullosa de tener esa oportunidad de vivir una tamborrada donostiarra.

-¿Pensaba tanta repercusión con 'Allí abajo'?

-Sí, pero porque yo siempre espero lo mejor de lo que hago. El recibimiento a Allí abajo ha sido siempre fantástico porque la gente tiene muchas ganas de comedia. Los personajes están cada vez más cuajados y en eso gana en conexión con la gente.

-¿Qué pasará el día que cierre la clínica?

-Yo no tengo miedo. El miedo no sirve de nada. Yo más que preocuparme por el futuro me ocupo. Y me ocupo intentando siempre hacer lo mejor posible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios