Así nació el Corralón del Pelícano, una casa de vecinas que sirve como taller para artesanos

Este espacio acoge multitud de talleres de artesanía y artísticos que en ocasiones están abiertos al público.

Día Internacional de la Hamburguesa: los 10 mejores sitios para tomar una burger en Sevilla

Estos son los bares que participarán en el festival Caracolia 2024

Imagen de uno de los talleres ubicados en el Corralón del Pelícano
Imagen de uno de los talleres ubicados en el Corralón del Pelícano / Pelícano Ahora

En pleno centro histórico de Sevilla, concretamente en el barrio de San Julián, se encuentra la Plaza del Pelícano, un lugar que le da nombre a una casa de vecinos que hay ubicada junto a la misma, en el número 4 de dicha plazuela y a la que se conoce como El Corralón del Pelícano.

Sobre las corralas

El término "corralón" proviene del sustantivo corral. Este tipo de construcciones que proliferaron en Sevilla entre los siglos XIV y XVI se levantaban en torno a un patio central, un corral, en el que se guardaban los animales. Posteriormente las habitaciones alrededor de este gran patio se fueron conformando como viviendas familiares, dando lugar a las casas de vecinos o corralones. En torno al siglo XVI llegó a haber más de 200 en la capital y aun hoy se conservan y siguen habitadas algunas de ellas.

En su origen, estas construcciones estaban copadas por familias de condición muy humilde que llegaban a la capital en busca de trabajo y que tenían oficios tales como la zapatería, la albañilería o la costura, entre otros.

En ellos convergían ya en sus inicios diferentes actividades artesanales y culturales que han dado lugar a diferentes modos de vida a sus actores.

El Corralón del Pelícano

La construcción de esta corrala, en concreto, data del siglo XIX, cuando este espacio funcionaba como fábrica de corchos. El Corralón del Pelícano está levantado sobre una amplia parcela de una superficie aproximada de 8.600 metros cuadrados.

Es tal su magnitud que se podría decir que dentro de sus muros hay "una ciudad" que en la actualidad esta formada por artesanos y artesanas de diferentes tipos. Su espacio está recorrido por una calle principal que está atravesada por dos calles que podrían considerarse secundarias.

En total hay 48 talleres, que albergan actividades diversas, teniendo un gran protagonismo, sobre todo, la artística y la artesanal. Normalmente los talleres se encuentran compartidos por dos o más profesionales. Dependiendo del taller, la actividad que en él se desempeña y las necesidades del artesano, el espacio interno del taller está organizado y distribuido de manera singular.

No es un espacio impuesto, como sucede en otros puntos de Europa, donde estos talleres se destinan principalmente a la exposición y a la venta. En los corralones de artesanos de Sevilla hay profesionales que mantienen su producción durante todo el año.

Aunque es común encontrar en este espacio artistas dedicados a los antiguos oficios de la Semana Santa, junto a ellos también hay desde escuelas de danza y cerámica hasta talleres de herreros, diseñadores o ebanistas.

Pelícano Ahora

Hace apenas unos días tuvo lugar el encuentro Pelícano Ahora, una iniciativa llevada a cabo por los artesanos que conforman el corralón para acercar su trabajo a todo el que quiera conocerlo. Pelícano Ahora se conforma así como una jornada de puertas abiertas a estos espacios y como un motivo de convivencia y encuentro no solo entre artistas sino también entre visitantes y curiosos.